Navegación – Mapa del sitio

Recomposiciones de la economía rural y mutaciones de la acción pública en el México del TLCAN1

Éric Léonard, Bruno Losch y Fernando Rello
p. 13-29

Resúmenes

A trece años de su ratificación el balance del tlcan sigue siendo objeto de controversia, en particular en lo que toca al sector agropecuario. Las evoluciones macroeconómicas positivas (crecimiento de los intercambios comerciales, de las inversiones directas, de la productividad) son cuestionadas por el aumento de las desigualdades en la distribución de la riqueza, tanto entre sectores sociales como entre las grandes regiones del país, así como por la incapacidad del sector manufacturero para absorber los empleos perdidos en los ramos poco competitivos de la agricultura. Una consecuencia de esta situación radica en la intensificación de los movimientos migratorios, tanto en el ámbito interno como en la destinación de Estados Unidos.

A partir de la descripción de los fenómenos de cambio estructural que han afectado al sector agropecuario en el curso del último decenio, el artículo muestra cómo la intervención pública, en su nueva configuración, ha contribuido a ahondar las diferencias de productividad entre regiones y grupos socioeconómicos, a la vez que permiten controlar los procesos de marginación y pobreza rural. Con todo, las transferencias públicas participan de unproceso generalizado de diversificación de las actividades y los ingresos –entre los cuales las remesas ocupan un lugar central–, en el sentido de un re-configuración radical de la economía de las familias rurales. El trabajo aborda en conclusión las incidencias de tales cambios en la naturaleza y el sentido de las transiciones en curso, así como los retos, en particular políticos, que éstas plantean.

Inicio de página

Texto integral

  • 1 Artículo publicado en la revista RUMBO RURAL, año 2, n°4, mayo-agosto 2006. Se agradece la cortesía (...)

1A doce años de su ratificación, los balances del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) presentan, en general, resultados contrastantes, condicionados por el enfoque de los análisis y la posición institucional de sus autores: no resultó ni en el milagro ni tampoco en la debacle que constituían los dos resultados esperados antes de la firma del tratado. En la perspectiva de la inserción competitiva, dominan los efectos macroeconómicos positivos –crecimiento de los intercambios comerciales, de la inversión directa, de la productividad global–, aún cuando son matizados por la rigidez del proteccionismo norteamericano. En esta perspectiva, las asimetrías de distribución observadas entre los agentes económicos y las regiones podrían ser corregidas, ante todo, por el cambio institucional, la formación y la innovación, el reforzamiento de la integración y la apertura recíproca, así como por medidas de apoyo transitorias y específicas (Lederman et al. 2005).

2 En una perspectiva más estructural, en cambio, las diferencias de productividad entre México y sus vecinos se traduce en procesos de “desprendimiento” que plantean enormes retos para el futuro: las creaciones de empleos en el sector manufacturero (con un saldo neto de 500000 puestos) no han compensado la pérdida de 1.3 millón de empleos en la agricultura; los niveles de remuneración han permanecido estancados en la industria (debido en parte a la devaluaciónde 1995) cuando la productividad aumentaba cerca de 60%; la convergencia de los salarios, que constituía uno de los efectos esperados del TLCAN, no se ha producido. Consecuencia parcial de los dos fenómenos anteriores, los flujos migratorios hacia Estados Unidos se han disparado, con la duplicación entre 1990 y 2000 del número de residentes estadounidenses nacidos en México (11.2 millones hoy en día, seis de ellos indocumentados: Passel 2005); finalmente, el rezago productivo de la mayoría de las unidades agropecuarias ha reforzado los fenómenos de precarización y marginación entre las familias campesinas mexicanas (Audley et al. 2003).

De la “sorpresiva resistencia de la agricultura mexicana”2  a los espejismos de la producción maicera

  • 2 Retomamos aquí la expresión empleada en una publicación reciente del Banco Mundial (Lederman et al.(...)

3Con todo, el TLCAN no ha tenido el impacto devastador anticipado para la agricultura mexicana, sector que había sido identificado como el más vulnerable. Para evaluar precisamente sus efectos estructurales, cabe sin embargo rebasar el “gran ángulo” de los análisis agregados, que tienden a borrar los fenómenos diferenciados que se pueden percibir a nivel sectorial o regional. En el curso de los diez primeros años de funcionamiento del tratado, los niveles medios de remuneración del sector agropecuario han sufrido una erosión pronunciada, aunque esta tendencia ya era palpable desde las reformas estructurales de los años ochenta.

  • 3 Maíz y frijol representaban conjuntamente diez millones de hectáreas en 2005 o sea alrededor de 70% (...)
  • 4 El impacto real del TLCAN ha sido parcialmente ocultado por la devaluación del peso consecutiva a l (...)

4 Dicha evolución se debe en amplia medida a la disminución de los precios relativos agrícolas –20% en promedio entre 1993 y 2003–, que ha sido particularmente acentuada en el caso de los dos principales productos de la agricultura campesina: el maíz y el frijol.3 A pesar de la adopción de cláusulas transitorias por un periodo de quince años en el tratado comercial y de un repunte entre 1995 y 1996 vinculado con la devaluación del peso, los precios realesdeestos dos productos han sufrido una reducción de 44% entre 1993 y 2002.4

5 Sin embargo, esta tendencia adversa no ha inducido el derrumbe de la producción agrícola. Por el contrario, tanto los intercambios como la producción total han crecido durante el periodo del tratado. La cosecha maicera, que hacía oficio de sismógrafo para medir la amplitud del choque para la agricultura mexicana, progresó en 22% durante el periodo 1993-2005, al pasar de 18 a 22 millones de toneladas. Este resultado sorpresivo ha sido atribuidoal desarrollode la demanda vinculada con el dinamismo de la economía –y de hecho las importaciones oficiales de maíz se han sextuplicado en el mismo periodo–, así como a la eficacia de las nuevas políticas de apoyo a la producción disociadas de los precios y, por lo tanto, menos distorsionados y más favorables a los pequeños productores (PROCAMPO, Alianza para el Campo). El “efecto maíz”, así como los éxitos del sector agroexportador de frutas y verduras, parecen sin embargo engañosos si los analizamos en sus contextos regionales y en referencia a las recomposiciones profundas que afectan a las estructuras de repartición del PIBagropecuario.

El ajuste “estructural” de la agricultura mexicana

  • 5 Para el presente análisis, hemos retomado la división regional operada por la SAGARPA, efectuando s (...)

6Tras la “sorpresiva resistencia” del sector agrícola se esconde una aceleración tremenda de las dinámicas de diferenciación entre regiones agrícolas, así como, en el seno de una misma región, entre categorías de unidades productivas.5 Tales dinámicas traducen, desde luego, desigualdades históricas en la asignación de los factores de producción (tierra, aguas, capital fijo y circulante) y, consecuentemente, capacidades diferenciadas de reactividad y adaptación al cambio de contexto económico. La mayor disponibilidad de activos, la mejor conexión con los mercados y la proximidad fronteriza de las regiones del Pacífico-Norte y, en menor medida, del Occidente han facilitado la adquisición de nuevas tecnologías (variedades transgénicas, ferti-irrigación, hidroponía), así como el fortalecimiento de los dispositivos de integración vertical con las firmas agroindustriales, resultando en el incremento de la productividad y la profundización de las diferencias con el resto del país. Así, el índice promedio de productividad agrícola, calculado a partir de los rendimientos de los principales cultivos, progresó 30% en la región Noroeste durante la segunda mitad de los años noventa, cuando se estancaba en el Sur y Sureste del país (Rello 2004). Dicho estancamiento resulta tanto más preocupante cuanto los estados del Sur albergan cerca de 40% de la población rural y de la población agrícola del país, y la agricultura ocupa ahí directamente una tercera parte de la población activa total.

Figura 1 - Evolución de la repartición regional de la producción de maíz, 1990-2001.

  • 6 Durante la década considerada, la tasa de pobreza se ha elevado de 64 a 68% de la población rural e (...)

7 El seguimiento de los principales indicadores de pobreza rural y productividad agrícola en las grandes regiones permite precisar diferentes dimensiones del impacto estructural del proceso de reformas e integración económica. En primer lugar, la estabilización global de los niveles de pobreza en torno a 50% de la población rural entre 1990 y 2000 esconde procesos divergentes entre, por una parte, las regiones del Sur y, en menor medida, del Centro del país, donde los índices de pobreza han aumentado, y los estados del Norte, donde los mismos índices han permanecido a niveles casi dos veces menores.6 En segundo lugar, es en el Norte donde las ganancias de productividad han sido más elevadas en términos absolutos, tanto en los sectores “tradicionales” (hortalizas de exportación) como en la producción maicera destinada al mercado. El Noroeste, y en particular el estado de Sinaloa, ha contribuido en 55% al crecimiento de la producción nacional de maíz entre 1990 y 2000 (véase figura 1). Esta concentración de las estructuras de producción, así como el peso creciente de la agricultura empresarialoagroindustrial constituyen tendencias fuertes en la mayoría de los sectores agrícolas, donde los rendimientos se han disparado con la incorporación de nuevos patrones tecnológicos. Entre 1990 y 2000, los rendimientos del maíz se cuadruplicaron en la región Noroeste y se incrementaron en 20% en el Occidente, cuando permanecían estancados en el Centro y en el Sur. En la producción de hortalizas, los rendimientos nacionales se elevaron 45%, con un ensanchamiento de las diferencias entre Norte y Sur, aún cuando la productividad progresara en todas las regiones. La concentración de las superficies en los estados del Norte se acentuó con la fuerte progresión del Noreste –región que redujo paralelamente su superficie maicera, reforzando su especialización productiva en la exportación de hortalizas.

  • 7 En esta región, la heterogeneidad de las estructuras de producción oculta fenómenos internos de rez (...)
  • 8 Es el caso de las grandes explotaciones maiceras de los valles centrales de Chiapasode las zonas in (...)

8 De esta manera, la zanja se ha profundizado entre, por un lado, las regiones del Centro y Sur del país y, por otro, las del Norte y, en menor medida, del Occidente7 las cuáles no sólo consolidan su posición agro-exportadora, sino que tienden además a imponerse como las mayores proveedoras de maíz para los mercados urbanos y la industria (véase figura 1). El Sur también experimentó un crecimiento importante de su producción maicera (+1.5 millones de toneladas), pero se dio mediante la extensión de la superficie cultivada (+41.5% en el curso de la década, lo cual representa 90% del crecimiento de la superficie maicera a nivel nacional) cuando los índices de productividad se estancaban o declinaban; cabe mencionar que esta progresión encubre asimismo procesos de fuerte diferenciación interna, con el desarrollo de una franja de unidades tecnificadas, que producen para los mercados nacionales e internacionales.8

9 Aún cuando la gran masa de las unidades familiares minifundistas contribuyó alefecto maíz”, lo hizo en respuesta a una fuerte degradación de sus niveles de vida, a raíz de la disminución de los precios relativos y del impacto de la devaluación sobre rubros clave de su consumo. El crecimiento de las superficies permitió reforzar el autoconsumo y limitar el gasto monetario, a la vez que otorgaba un acceso más amplio a los programas de apoyo directo, tal como PROCAMPO; sin embargo, no permitió prescindir de ingresos complementarios, en particular mediante la migración temporal hacia las cuencas agro-exportadoras del Pacífico-norte, o más prolongada hacia Estados Unidos como soporte central de esta diversificación (véase infra).

Las nuevas formas de intervención pública

10En el curso de los últimos quince años, las modalidades de intervención del Estado han cambiado en forma radical. Su naturaleza, sus formas y su volumen fueron adaptados al nuevo contexto y los nuevos referenciales de la acción pública. Los resultados insatisfactorios alcanzados por la política agrícola tradicional llevaron al gobierno mexicano a introducir cambios. En particular, la Secretaría de Agricultura inició un programa de descentralización bajo el cual, la mayor parte del presupuesto de inversión ahora se maneja en los estados de la federación. Este proceso fue reforzado con la aprobación en 2001 de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, pieza legislativa que refuerza estas tendencias y le imprime a la reforma nuevas características.

11 Esta ley representa un avance conceptual importante: reconoce la heterogeneidad de los productores rurales y la relevancia de los ingresos no-agrícolas en el ingreso familiar campesino; llama a profundizar la descentralización usando un enfoque territorial en el cual se señala la importancia de reforzar los distritos y los consejos de desarrollo rural, como instrumentos para permitir la participación de los sujetos agrarios. Finalmente, reconoce la urgencia de una mayor coordinación interinstitucional. Sin embargo, como veremos a continuación, los postulados de esta ley no han sido llevados a la práctica sino de manera marginal, pues se han impuesto los criterios provenientes de las concepciones liberales modernas.

12 En el curso del sexenio del presidente Fox, por otra parte, la agenda legislativa ha sido ampliamente dominada por los criterios de desarrollo de la agricultura comercial (Ley orgánica de la financiera rural, Ley de capitalización del PROCAMPO, Ley de energía para el campo, así como, en cierta medida, la Ley de bio-seguridad de OGM) y de estabilización de sectores estratégicos, que representaban también gremios con un alto poder de movilización social (Leyes de desarrollo sustentable de la cafeto-cultura y la caña de azúcar). Conjuntamente, estas iniciativas han reflejado la permanencia, por una parte, de la concepción productivista del desarrollo agropecuario y por otra de las lógicas gremiales heredadas del anterior marco de regulación sociopolítica del sector rural.

13 Cuantitativamente, los apoyos y transferencias financieros siempre se mantuvieron a un nivel alto, lo cual le confiere un carácter de excepción a la experiencia mexicana de integración económica. Aunque los ingresos petroleros y fiscales derivados le otorgan al Estado mexicano un margen de maniobra que no tienen muchos otros países confrontados a las mismas reglas del juego internacional, podemos considerar retrospectivamente que tampoco había alternativa al mantenimiento de un nivel elevado de transferencias públicas: las fuertes tensiones políticas y económicas de mediados de los años noventa (con el asesinato del candidato del PRI para las elecciones presidenciales de 1994, el resurgimiento de guerrillas campesinas en Chiapas y Guerrero, o la crisis financiera de 1995) imponían que se movilizaran los recursos necesarios para administrar la transición. ¡La primera experiencia de integración Norte-Sur simplemente no podía fracasar! Tras las transferencias del FMI y del gobierno de Estados Unidos en el momento más agudo de la crisis, el Estado mexicano fue alentado en el camino de la intervención pública, tanto por sus socios del norte como por las instituciones internacionales.

¿Segmentación o fragmentación de la acción pública?

14Los poderes públicos tomaron directamente carta en el ajuste de la economía mexicana mediante la ejecución de transferencias con vocación redistributiva o incitativa, caracterizadas por una profusión de programas temáticos, sectoriales, regionalizados e instrumentados en varios niveles de acción. La evolución del gasto público de desarrollo rural para el periodo 1995-2004 evidencia un crecimiento anual promedio de 11.2% en pesos corrientes, el cual se reduce sin embargo a una tasa anual negativa en términos reales (-0.9% entre 1995y2003, pero +2.8% entre 1997 y 2003) (véase la figura 2 infra). En estos cálculos (Rello 2004) se agregan los gastos de apoyo a la agricultura, los financiamientos remanentes para proyectos productivos, los programas de apoyo a las zonas marginadas y de combate a la pobreza diferenciando, a partir de los datos presupuestales de cada administración, la parte “rural” de las intervenciones con vocación más amplia. Estos datos, sin embargo, no toman en cuenta los programas ambientales ni las transferencias relativas al Ramo 033 dedicadas a la creación de infraestructuras sociales y de servicios en las localidades rurales, los cuales han sufrido un incremento importante y han sido integrados en el presente trabajo. Así, desde principios de la década del 2000, las transferencias públicas hacia el sector rural se han mantenido en torno a los 30000 millones de pesos de 1993 (unos 110000 millones de pesos de 2003 o 9750 millones de dólares), es decir alrededor de 37% del pib agropecuario (véase figura 4 infra).

  • 9 Desde cierta perspectiva, el combate a la pobreza puede ser considerado como el tratamiento de una (...)

15 De acuerdo con el nuevo credo de la gobernanza y del nuevo papel del Estado, las intervenciones públicas se han centrado en las externalidades y los bienes públicos, enfocándose hacia el fortalecimiento de los derechos (de propiedad y civiles), de las capacidades institucionales y de las infraestructuras, a la vez que otorgan cierta prioridad al acompañamiento de las consecuencias del ajuste–ayuda a las categorías sociales más vulnerables, “redesde seguridad”9 y al apoyo a la competitividad mediante la modernización. Asimismo, se caracterizan por su focalización hacia categorías de población precisas, por su disociación del sistema de precios (en lo que toca a las actividades productivas), y por una tendencia marcada a la desconcentración y la descentralización de sus procesos de gestión.

Figura 2 - Las trans-formaciones del marco de concepción de las políticas públicas.

16 En el curso de los últimos veinte años, la concepción e instrumentación de las políticas rurales ha pasado así de un paradigma de integración a otro caracterizado por la segmentación. Basta comparar los proyectos de desarrollo por cuencas hidrológicas (Tepalcatepec, Balsas,Papaloapan, Grijalva, etc.), el funcionamiento integrador de las empresas agroindustriales paraestatales (TABAMEX, INMECAFE, CORDEMEX, ingenios azucareros), y el PRONASOL, con los actuales programas públicos con su énfasis en la focalización hacia la población objetivo, definida ésta en términosmás individuales que sociales. La proliferación de programas aislados unos de otros plantean nuevos retos de coordinación y coherencia de las políticas rurales entre los diferentes niveles de la administración pública –y sus agencias desconcentradas– encargadas de la puesta en marcha de los programas (véase figura 2). Con la intervención creciente –y alentada por el credo liberal– de ONGs y fundaciones empresariales en áreas centrales de la acción pública (desarrollo social, educativo y sanitario, protección ambiental, promoción de la innovación tecnológica), la situación de segmentación puede derivar en una fragmentación de hecho de la intervención pública, en particular en países donde el Estado carece de recursos fiscales propios y de una capacidad de negociación con las agencias internacionales. Los problemas de coherencia y, por ende, eficiencia de los distintos componentes de la política rural crecen en proporción de dicha fragmentación.

17 La política rural mexicana de los años noventa y principios de 2000 presenta características marcadas de segmentación, con la puesta en marcha de una gran variedad de programas especializados por administraciones distintas y su focalización hacia categorías específicasde beneficiarios (véase cuadro 1). En el panorama presentado aquí no se tomaron en cuenta, además, las acciones emprendidas por ciertas administraciones federales fuera de su ámbito formal de intervención (como los programas productivos que la Procuraduría Agraria dirige a los sujetos agrarios sin parcela agrícola), los proyectos particulares de los gobiernos estatales o de las ONGs.

Una regionalización marcada de los tipos de transferencia…

18Si se suman las transferencias directas hacia las familias y las unidades de producción agrícola (PROCAMPO,ALIANZA,OPORTUNIDADES), que constituyen el componente principal del presupuesto público de desarrollo rural, y otras relacionadas con la infraestructura, el medio ambiente y la formación de capital humano, se observa que la tendencia del último decenio, una vez sobrellevada la crisis financiera de los años 1994-1996, ha sido mantener las inversiones públicas a un nivel elevado, y hasta incrementarlas durante la década del 2000, gracias al aumento de los ingresos fiscales derivados del petróleo.

Administración de tutela

Programa

Tipo de apoyo y focalización

Secretaría de Agricultura (sagarpa)

procampo

Subsidio directo a productores de granos básicos

  

alianza para el Campo

Financiamiento de proyectos a productores en transición y comerciales

  

aserca

Subsidio directo a productores comerciales

  

Empleo temporal

Productores de bajo ingreso

Secretaría de Desarrollo Social (sedesol)

oportunidades

Subsidio directo a familias pobres en zonas marginadas

  

Programas regionales en zonas de alta marginación

Apoyo institucional y productivo a zonas y productores pobres

  

Jornaleros agrícolas

Apoyo institucional a trabajadores migrantes

  

Desarrollo de los pueblos indígenas

Desarrollo institucional en zonas indígenas

Secretaría de Medio Ambiente (semarnat)

prodeplan

Financiamiento de proyectos productivos a productores comerciales

  

prodefor

Apoyos productivos a productores de bajo ingreso

  

procymaf

Conservación y gestión comunitaria

Gobiernos estatales y municipales

ramo 033

Proyectos de infraestructuras sociales y de comunicación en pueblos rurales

Cuadro 1 - Panorama de los principales programas federales hacia el medio rural a principios de la década del 2000.

Fuente: elaboración propia con base en Appendini (2003)

19Durante el periodo considerado, estas intervenciones han sufrido una redefinición notable en el sentido de su focalización creciente hacia categorías circunscritas de productores y hacia programas de asistencia y desarrollo local, ellos también fuertemente orientados hacia las zonas, las localidades y las familias más marginadas (véase cuadro 2).

20 Sin embargo, cabe considerar las fuertes variaciones inter e intra-regionales que caracterizan la distribución de esas transferencias. De hecho la repartición del presupuesto público tiende a ratificar y hasta reforzar la división del México rural en dos espacios distintos: por un lado, las cuencas de agricultura comercial del Pacífico y del Norte, que son el objeto de las políticas de apoyo a la agricultura, equipamiento productivo e inserción en los mercados; por otro, los estados del Centro-Sur, donde los apremios geográficos y de comunicación, las estructuras agrarias marcadas por el minifundismo, así como los costos de transacción que afectan con mayor agudeza a las poblaciones indígenas, penalizan la inserción competitiva de las unidades de producción y las confinan al área de intervención de las políticas de asistencia social y combate a la pobreza. Sin embargo, tal división no debe ocultar la extrema diversidad de las situaciones entre explotaciones en el seno de los conjuntos regionales (como la existencia de zonas de refugio indígena en las sierras del Pacífico-Norte, o de cuencas de gran producción cerealera en el Sur). Con todo, se traduce en una fuerte focalización de los programas públicos hacia ciertos tipos de regiones, cuyos efectos previsibles a largo plazo apuntan a reforzar las zanjas estructurales entre un México agropecuario “útil” y un México rural pobre y “desagrarizado” (véase cuadro 3 infra).

  

Sexenios

Tasa de crecimiento 1997-2003

  

Salinas

Zedillo

Fox

  

  

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

  

Total presupuesto público

33 579

32 740.5

28 623

25 755.8

24 559.9

21 938.8

24 601.0

30 242.1

31 478.7

30 391.2

2.80

(1) Apoyos a la producción

20 179

8 980.3

8 361.8

8 309.6

 7 849.8

 6 634.8

7 106

8 754.3

9 097.4

10 028.8

3.18

(2) Apoyos a zonas marginadas

  

451.5

1 382.6

1 349.9

1 174.4

1 877

3 786.1

2 823

1 701.9

4 144.1

20.56

(3) Programas ambientales

  

  

  

40.4

77.9

78.9

90

201.4

213.4

180.3

28.33

(4) Lucha contra la pobreza

8 633

19 282.9

15 303

12 940.8

11 624.5

8 944.1

9 001.0

13 287.7

14 865.8

10 302.7

-3.73

(5) Infraestructuras sociales

4 767

4 025.9

3 575.6

3 115.2

3 833.2

4 404.1

4 617.8

5 175.6

5 600.2

5 735.4

10.71

Cuadro 2 - Evolución de las transferencias públicas de desarrollo rural, 1994-2003 (en millones de pesos de 1993).

Fuentes: Rello (2004); semarnat; shcp.

(1) procampo, alianza y aserca, incluye para el año 1994, los subsidios al sistema de precios; (2) Programas “Empleo Temporal”, “Desarrollo de Pueblos Indígenas”, “Jornaleros Agrícolas”, apoyos a mujeres campesinas (todos beneficiados con financiamientos inter-secretarías) y programas del ini; (3) Programas semarnat y sedesol (4) progresa y oportunidades, así como para los años 1994 a 1996, apoyos directos a grupos vulnerables de pronasol; (5) ramo 033 sección fism, ramo 026 y fondos para infraestructuras de pronasol para los años 1994 a 1997.

21El análisis de la distribución espacial de los programas de la Secretaría de Agricultura (véanse cuadro 3 y figura 3) confirma la concentración de las políticas de desarrollo de los mercados agrícolas y equipamiento productivo en la región Noroeste (con 43.4% del presupuesto de ALIANZA y ASERCA) y, en menor medida, el Noreste (14.8%). De manera más sorpresiva, revela que los subsidios de PROCAMPO no sólo benefician a las zonas de pequeña agricultura, sino también y en mayor medida, a las cuencas de agriculturas comercial del Occidente (primer beneficiario) y del Norte. Finalmente, las explotaciones del Norte del país reciben un volumen de apoyos agrícolas entre cinco y ocho veces mayor al que aprovechan sus similares del Centro y del Sur. Al recibir más de 60% del monto de los programas de combate a la pobreza y de protección ambiental, así como una proporción aún mayor (71%) de los fondos del Ramo 033, estas dos regiones confirman en cambio su estatuto de blanco privilegiado de las políticas sociales y ambientales.

22 Enconclusión, la repartición de las transferencias públicas globales haciael medio rural sólo sigue parcialmente la distribución espacial de la población rural, otorgando un “bono financiero” al Norte del país. Aunque aparezca como el principal beneficiario de las nuevas políticas rurales,el Sur se encuentra confinado a un marco de intervención cada vez más desconectado de las actividades productivas, limitado a la asistencia social y la “conservación” de los patrimonios natural y cultural –en la medida en que alberga a la mayoría de la población y las comunidades indígenas del país.

Conjuntos regionales

Noroeste

Noreste

Occidente

Centro

Sur

Total

Población rural en 2000

Total

1 489 967

1 898 222

5 566 482

5 911 034

9 780 392

24 646 097

Distribución

6%

7.70%

22.60%

24%

39.70%

100

(1) ALIANZA +ASERCA

Monto

854.394

290.651

273.627

189.787

360.218

1 968.676

Distribución

43.40%

14.76%

13.90%

9.64%

18.30%

100

(2) PROCAMPO

Monto

345.460

681.585

860.215

475.607

641.083

3 003.950

Distribución

11.50%

22.69%

28.64%

15.83%

21.34%

100

(3) Total de apoyos agrícolas (1+2)

Monto

1 199.854

972.235

1 133.842

665.393

1 001.301

4 972.626

Distribución

24.13%

19.55%

22.80%

13.38%

20.14%

100

$ / habit. rural

805.29

512.18

203.70

112.57

102.38

201.76

(4) Programas ambientales (SEMARNAT)

Monto

6.635

32.980

32.113

24.085

83.034

178.847

Distribución

3.70%

18.44%

17.96%

13.47%

46.44%

100

(5) OPORTUNIDADES

Monto

1 662.338

5 306.604

7 715.312

8 497.255

14 847.990

38 029.500

Distribución

4.37%

13.95%

20.29%

22.34%

39.04%

100

$ / habit. rural

1 115.70

2 795.55

1 386

1 437.52

1 518.15

1 543

(6) Transferencias directas (3+4+5)

Monto

2 868.827

6 311.820

8 881.267

9 186.733

15 932.325

43 180.972

Distribución

6.64%

14.62%

20.57%

21.27%

36.90%

100

$ / habit. rural

1 925.50

3 324.25

1 595.50

1 554

1 629

1 752

(7) Infraestructuras (Ramo 033)

Monto

194.121

397.600

1 018.551

1 382.114

2 607.537

5 599.923

Distribución

3.47%

7.10%

18.19%

24.68%

46.56%

100

(8) Transferencias totales (6+7)

Monto

3 062.948

6 709.420

9 899.818

10 568.847

18 539.863

48 780.900

Distribución

6.28%

13.75%

20.29%

21.67%

38.01%

100

$ / habit. rural

2 055.70

3 534.60

1 778.50

1 788

1 895.60

1 979.25

Cuadro 3. Distribución regional de los fondos públicos de apoyo al medio rural en 2002 (en millones de pesos corrientes).

Fuentes: sagarpa; sedesol; semarnat; shcp; inegi.

23 El peso considerable de las políticas de tratamiento de la pobreza en el volumen global de las transferencias públicas tiende además a ocultar el hecho que las regiones mejor ubicadas en el proceso de integración competitiva también son las principales beneficiarias de los programas de acompañamiento de dicho proceso. La comparación del radio de ayuda pública total por poblador rural nos devuelve una perspectiva invertida de la repartición de la población rural: los estados del Noroeste reciben así transferencias per cápita superiores en 20% al promedio del Centro y del Sur, y dicha proporción casi se duplica en el Noreste, aun cuando se trata de la región más industrializada del país después del valle de México. Así, al focalizar regionalmente la naturaleza de las transferencias públicas, el Estado mexicano ha consolidado las “fracturas” interregionales y el deslizamiento del Sur hacia una configuración de asistencia que difícilmente podrá satisfacer las reivindicaciones y retos regionales.

… Y el fraccionamiento creciente de la acción pública

24La acción pública hacia el medio rural se caracteriza hoy en día por su fraccionamiento temático y operativo. La puesta en marcha de nuevos programas por las diferentes administraciones federales, así como en el seno de estas administraciones, se ha acentuado desde fines de los años noventa a raíz de la multiplicación de iniciativas por parte de nuevos operadores, trátese de agencias federales en busca de legitimidad,10 de los gobiernos municipales, cuyos recursos presupuestales se han incrementado con las disposiciones en materia de descentralización y el incremento de sus prerrogativas fiscales,11 o de ONG civiles y religiosas, en particular en el campo del desarrollo social y de la protección ambiental.   

25 Una característica dominante de estas intervenciones escasamente o no coordinadas entre sí radica en la focalización extrema de sus mecanismos de asignación, los cuales se apoyan en las representaciones propagadas por las agencias internacionales y rompen con las definiciones mucho más amplias y globales que prevalecían anteriormente: así, los productores agrícolas se dividen en “productores comerciales”, “productores en transición” (ambas categorías elegibles por los programas ALIANZA y ASERCA), y “productores de bajo ingreso”, quienes integran apriori los grupos blancos de las políticas de asistencia social. Los apoyos de PROCAMPO, por otra parte, están restringidos a actores provistos de un título agrario o, en su defecto, de un contrato de arrendamiento debidamente registrado; los campesinos sin tierra tienen que dirigirse a otras administraciones, como la Procuraduría Agraria, SEDESOL (vía el programa Oportunidades Productivas) o los ayuntamientos, que proponen también financiamientos destinados a lasmujeres. Encontramos una división similar en los proyectos de gestión ambiental instrumentados por SEMARNAT.

26 La realización del programa de certificación agraria en los ejidos ha introducido al respecto un grado suplementario de compartimentación en el diseño de las intervenciones públicas: el PROCEDE ha formalizado y plasmado estatutos agrarios12 que cobran sentido no solamente ante las administraciones que operan en el medio rural (así como ante los operadores privados de las cadenas agropecuarias), sino también en el seno de las arenas políticas locales. Las organizaciones intermedias, que desempeñaban anteriormente un papel central en la coordinación y la gestión de los proyectos de desarrollo (asambleas y comisariados ejidales, comités regionales de la CNC), están enfrentadasa una pérdida de legitimidad vinculada con la erosión de las bases corporativas del Estado-PRIy a la diversificación de las categorías jurídicas de actores locales, y se encuentran sometidas a la competencia de iniciativas múltiples, tanto individuales como colectivas, por parte de estos actores y dirigidas hacia una diversidad de “taquillas” en aumento constante.

27 La multiplicación de los programas públicos y privados de asistencia al medio rural, la individualización de las formas y modalidades de asignación de dicha asistencia, así como la diversificación de los marcos institucionales y organizativos de su acceso cuestionan la coherencia de las intervenciones públicas, hasta el grado de volverlas antagónicas entre ellas, a veces, o, lo que resulta más común, con las estrategias de diversificación de los ingresos desarrolladas por las familias campesinas. Así, las normas operativas de OPORTUNIDADES imponen la presencia continua en la localidad de las madres beneficiadas con becas escolares y el apoyo sanitario, cuando la migración pendular se ha vuelto un componente central de las estrategias de reproducción social de los hogares más pobres (véase cuadro 4 infra); asimismo, la entrega del subsidio de PROCAMPO está condicionada por la presentación de un título agrario o de un contrato de arrendamiento formal, cuando estos títulos se han convertido en el medio privilegiado –y casi exclusivo en el contexto imperante de agotamiento de las fuentes de crédito formal para el campo– de acceso a los préstamos informales que soportan la migración internacional de los jóvenes rurales, mediante su empeño y depósito por los padres titulares ante los usureros locales (Léonard et al. 2005).

Una recomposición profunda de la economía familiar y rural

28La resistencia de las familias rurales mexicanas al profundo proceso de polarización del sector agropecuario nacional y al crecimiento de las diferencias regionales –proceso conjuntamente compensado y acentuado por las nuevas modalidades de intervención pública–, sólo se puede entender tomando en cuenta las transferencias financieras privadas sin las cuales las tensiones económicas y sociales habrían sido mucho más fuertes. Por su magnitud, dichas transferencias han operado como válvula de escape al deterioro de los ingresos agrícolas y al crecimiento de las desigualdades. Asimismo, han contribuido a la re-configuración de las economías familiares rurales, las cuales tienden a funcionar con base en organizaciones en “archipiélago”, que articulan registros complejos de actividades, ingresos y localizaciones de los miembros de la familia (Quesnel & del Rey 2005).

Millones de pesos 1993

1990

1995

2001

2003

Tasa 1995/2003

Total nacional

Monto

6 155.037

16 533.427

22 604.042

35 393.368

9.98

Pesos/habitante

86.40

201.89

260.36

372.56

7.96

Noroeste

Monto

626.643

780.378

1 387.888

1 334.496

6.94

% regional

10.18

4.72

6.14

3.77

-2.77

Pesos/habitante

104.33

111.50

181.06

158.96

4.53

Noreste

Monto

623.375

1 321.021

2 283.008

2 311.260

7.24

% regional

10.13

7.99

10.10

6.53

-2.49

Pesos/habitante

66.77

105.88

201.70

162.27

5.48

Occidente

Monto

3 462.381

7 954.232

7 723.801

14 020.267

7.34

% regional

56.25

48.11

34.17

39.61

-2.40

Pesos/habitante

202.08

434.03

383.40

666.77

5.51

Centro

Monto

648.970

3 075.217

4 839.525

8 304.207

13.22

% regional

10.54

18.60

21.41

23.46

2.95

Pesos/habitante

32.79

133.87

191.84

300.03

10.61

Sur

Monto

396.202

2263.426

4 649.651

7 178.696

15.52

% regional

6.44

13.69

20.57

20.28

5.04

Pesos/habitante

20.88

107.17

206.98

303.44

13.89

Cuadro 4 - Evolución de los montos y de la distribución regional de las remesas totales entre los grandes conjuntos regionales, 1990-2003.

Fuentes: Banco de México, Informes anuales; inegi, Censos generales de población 1990 y 2000, Conteo de Población 1995.

La generalización social y espacial de la migración internacional

29Durante el periodo 1988-2003, las remesas hacia el medio rural han crecido con un ritmoanual de 22.5% en pesos corrientes, y representan hoy en día la mitad del total transferido anualmente por los emigrantes mexicanos. Su evolución real no ha sido menos impresionante: su valor (pesos de 1993) aumentó más de tres veces entre 1990 y 2003, al pasar de 5350 millones a 17300 millones de pesos. Este nivel excepcional equivale a 57% del presupuesto público de desarrollo rural ampliado al Ramo 033, y a 168% del monto total asignado al programa OPORTUNIDADES.13

30 La distribución espacial de estos flujos también se modificó de manera notable. Cuando aprincipios de los años noventa las migraciones internacionales concernían principalmente a los estados del Occidente y del Norte del país (Massey et al. 1987), el proceso de apertura económica parece haber impulsado y sostenido la incorporación de nuevas cuencas de mano de obra y nuevos perfiles sociológicos al mercado de trabajo norteamericano: las regiones del Centro y del Sur que, tradicionalmente, habían estado articuladas con los centros industriales del valle de México y las zonas de extracción petrolera del Golfo de México, participan ahora activamente en la dinámica migratoria hacia la frontera norte y Estados Unidos (Quesnel & Del Rey 2005). Así, en 2003, los estados del Sur y del Centro recibieron cerca de 45% del total de remesas cuando contaban apenas con 17% trece años antes (véase cuadro 4).

Figura 4 - Evolución de las transferencias financieras hacia el medio rural en porcentaje del pib del sector agropecuario, 1994-2003.

* progresa-oportunidades y apoyos a zonas marginadas

**procampo, aserca, alianza y otros programas productivos de la sagarpa y semarnat

Fuentes: Banco de México, Informes anuales: Rello (2004); Rosenzweig (2003); shcp/Ramo 033.

31 Si bien el crecimiento de las transferencias migratorias representa un fenómeno central en la dinámica contemporánea de la economía mexicana –las remesas constituyen el segundo puesto de ingreso de divisas después del petróleo–, su impacto reviste una dimensión aún mayor en las regiones de fuerte concentración de la población campesina. Aunque las estadísticas presentadas en el cuadro 4 no permiten distinguir su distribución entre los medios rural y urbano14 las tendencias que evidencian son lo suficientemente nítidas como para resaltar el lugar central que las remesas han ido ocupando en la formación del ingreso de los hogaresy el funcionamiento de la economía rural. Su monto promedio per cápita aumentó diez veces en términos reales entre 1990 y 2003 en los estados del Sur y el Centro, con crecimientos anuales de 14y11%, respectivamente, es decir tres veces mayores a las tasas registradas en las regiones de migración tradicional.

32 Las remesas por sí solas alcanzaron a compensar el estancamiento o la reducción del presupuesto público de desarrollo rural durante el periodo 1994-2003 y permitieron mantener el nivel de las transferencias globales hacia el medio rural a un nivel del PIB agropecuario cercano al que tenían antes de la ratificación del TLCAN: en 2003, la suma de las transferencias provenientes de los diferentes programas públicos y de las remesas hacia el medio rural equivalía a 57.8% del PIBsectorial, por 70% antes del proceso de integración económica (véase figura4). Esta disminución finalmente moderada remite en cambio a una transformación radical en la composición de dichas transferencias: los apoyos públicos sólo representan ahora 36.8% del PIB, por 61% en 1994.

Una transformación profunda de las bases de reproducción económica de las familias campesinas

  • 10 El 20% más pobre de la muestra se sitúa en su totalidad por debajo del umbral de pobreza absoluta, (...)

33Los datos de la Encuesta Nacional sobre los Ingresos de los Hogares (ENIGH 2002) permite precisar el impacto de las transferencias públicas y privadas en la formación de los ingresos de las familias rurales dependiendo de su nivel de recursos (véase cuadro 5). De manera general, las actividades agropecuarias (autoconsumo, producciones comercializadas y salarios agrícolas) sólo representaban, en promedio, 21.5% del ingreso total de los hogares rurales en 2002 (por 50% en 1992). Esta evolución radical traduce el derrumbe del ingreso obtenido de las producciones comercializadas. Sin embargo, las actividades agropecuarias aún constituyen un aporte decisivo (38.8%) para las familias más pobres (quintil inferior), debido en particular al trabajo asalariado.10 En lo que toca a las otras fuentes de ingreso, en cambio, la parte constituida por las transferencias públicas y privadas aumentó en forma abrupta y, en el caso de las familias pobres, rebasó a las actividades no agrícolas clásicas, como el pequeño comercio o las producciones artesanales.

  

Familias pobres (quintil inferior)

Promedio de los otros quintiles

  

1992

2002

1992

2002

Producciones comercializadas

22

11

31.4

9.2

Autoconsumo

16.1

5.9

7.2

2.6

Trabajo asalariado agrícola

19.7

21.9

10.8

9.7

Total actividades agropecuarias

57.8

38.8

49.4

21.5

Actividades no agrícolas

22.2

24

30.1

44.8

Transferencias públicas

0.5

17.0

0.1

4.2

Transferencias privadas

3.6

  9.3

7.3

10.7

Total transferencias directas

4.1

26.3

7.4

14.9

Otras fuentes

15.9

10.8

13.1

18.8

Total ingresos no agropecuarios

42.2

61.2

50.6

78.5

Cuadro 5 - Evolución de las fuentes de ingresos de las familias rurales (1992-2002).

Fuentes: Rello (2004) y Banco Mundial (2004) con base en las enigh 1992 y 2002.

34 Las remesas representaron en promedio cerca de 6% del ingreso total en 2002, es decir: un monto equivalente al de los recursos distribuidos mediante los apoyos públicos directos (6.2%). El impacto de estas diferentes transferencias varía sin embargo en forma considerable dependiendo de la situación de las familias: los programas públicos siguen siendo esenciales para los hogares pobres, a los cuales proporcionan 17% del ingreso total (y 12% sólo para el programa OPORTUNIDADES) por menos de 4% proveniente de las remesas. La ENIGH 2002 revela también la importancia, muchas veces subestimada, de las transferencias privadas realizadas en el espacio nacional, proveniente tanto de las cuencas de empleo urbano-industrial (valle de México, centros maquiladores de la frontera norte), como de las áreas de cultivo comercial intensivo del Noroeste y Occidente, donde la redes de reclutamiento se han extendido y diversificado en dirección de los estados del Sureste (Lara 1997).

35 Podemos considerar legítimamente que esta evolución radical ha desempeñado un papel central en el amortiguamiento de las “externalidades negativas” del proceso de integración económica. Una vez absorbido el choque provocado por la crisis financiera de 1995, esas transferencias permitieron estabilizar y luego reducir los índices de pobreza rural que habían culminado entre 1997 y 1998.

Conclusiones

36En quince años de liberalización económica y diez de integración comercial, la fisonomía de la agricultura y de los espacios rurales se transformó de manera radical. La “sorpresiva resistencia de la agricultura mexicana”, evocada en los debates sobre el balance del TLCAN, es antes que todo el producto de los análisis agregados, que ocultan una recomposición estructural y espacial profunda. Las políticas integradas de la época anterior, cuyos límites eran patentes, fueron sustituidas por políticas que proceden de la creciente segmentación de la acción pública: focalizada hacia categorías de actores cada vez más circunscritas, multiplicada en numerosos programasyadministraciones, fragmentada en escalas de intervención más numerosas, y haciendo uso de operadores que no necesariamente integran la esfera pública (como las ONGs).

37 Las intervenciones estatales se han mantenido a un nivel elevado para amortiguar los efectos sociales del ajuste económico e institucional. Pero el proceso de cambio también se benefició con la “renta geopolítica” constituida por los 3000 km de frontera común con la primera potencia económica mundial. Así, con 10000 millones de dólares de transferencias públicas y 7000 millones de remesas (en 2003), equivalentes a cerca de 60% del PIBagropecuario, el medio rural mexicano se ha “ajustado”, no sin resquebrajaduras (recuérdese el movimiento El campo no aguanta más, de 2003) y pagando el precio de una pobreza persistente, pero sin ruptura brutal e irremediable. Sin embargo, las transferencias financierashan contribuido también a reforzar un cambio estructural profundo, reforzando las tendencias históricas de diferenciación entre una franja de agricultura integrada a los mercados, que se apoya en las ganancias de productividad necesarias a la inserción internacional, y una “masa” de agricultura campesina, principalmente ubicada en el Centro y Sur del país, a la que no se ofrece otra alternativa que la asistencia social. Esta dimensión geo-estructural del proceso de integración tiene una traducción política amplia, en términos de fractura entre un Norte y un Occidente “útiles”, y un Sur básicamente “agrario” percibido como una fuente de problemas; plantea por lo tanto nuevos retos a un Estado nacional cuya legitimidad ha sido cuestionada por los desvíos y luego el abandono del proyecto revolucionario “integrador” que había soportado su desarrollo a lo largo del siglo XX.

38 Esta evolución, que plantea problemas obvios de durabilidad en la acepción amplia del término, se traduce en fuertes mutaciones de la ruralidad mexicana. Considerando el lugar ocupado por las actividades no agrícolas en la formación de los ingresos campesinos, resulta difícil pensar hoy el futuro del campo sólo en términos de “sistemas productivos”, para los cuales el cambio técnico constituye la clave del desarrollo; estamos por el contrario ante sistemas complejos y multilocalizados de actividades e ingresos, que requieren la renovación del análisis y de la concepción de los apoyos. El peso creciente de las actividades fuera de la unidad productiva y de la localidad rural, la movilidad más intensa y prolongada de los pobladores rurales, cuestionan la localización de los centros de poder y de decisión en el seno de las familias y las comunidades rurales, cuando el enfoque de las transferencias públicas, las fallas de coordinación entre las agencias encargadas de su instrumentación, así como el nuevo marco de descentralización otorgan una importancia reforzada a los juegos de los actores individuales y su capacidad de generar iniciativas y acciones.

39 Más allá de las incompatibilidades formales entre las normas operativas de las diferentes instituciones públicas y las prácticas que desarrollan las familias campesinas, lo que está en juego es la capacidad de las intervenciones públicas para enfrentar los retos locales y ubicados en territorios específicos, de la reproducción social de los hogares y comunidades rurales. La segmentación y la focalización de la acción pública llevan a reforzar el papel de las familias en la coordinación y la organización económica, en detrimento de las dinámicas localesde acción colectiva; pero en el mismo tiempo, las organizaciones familiares se encuentran debilitadas por la generalización de las migraciones, que constituyen conjuntamente una fuente esencial de ingresos y un factor potencial de dislocación de las economías domésticas. Cabría preguntarse: ¿cómo estabilizar las transferencias intrafamiliares, cuando las perspectivas de remuneración del trabajo agrícola y de reinserción de los migrantes en la unidad de producción familiar son desalentadoras? De la respuesta a esta pregunta dependerá en los años futuros la permanencia de la “resistencia de la agricultura mexicana”, así como también la perennidad de la legitimidaddel Estado mexicano en gran parte de las zonas rurales del país.

40Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente las visiones del Banco Mundial.

Inicio de página

Bibliografía

Appendini, K. 2003 - “Todavía está el Estado: los nuevos arreglos institucionales para el campo”. Ponencia en el Seminario sobre el Estado mexicano: Herencias y cambios, 30/10/2003. CIESAS, México.

Audley, J.J., D.G. Papademetriou, S. Polaski & S. Vaughan 2003 - La promesa y la realidad del tlcan. Lecciones de México para el hemisferio. Carnegie Endowment for International Peace, Washington D.C.

Bertrab, A. von 2004 - El efecto de la liberalización económica en los pequeños productores de maíz en México. Comercio exterior 54 (11): 758-769.

Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) 2004 - El impacto de las remesas familiares en México y su uso productivo. H. Cámara de Diputados, México. http://www.diputados.gob.mx/cesop/doctos/

De Ita Rubio, A. 2003 - “Los impactos socioeconómicos y ambientales de la liberalización comercial de los granos básicos en el contexto del TLCAN: el caso de Sinaloa”. Ponencia en el Second North American Symposium on Assessing the Environmental Effects of Trade 25-26 (03). México.

Inicio de página

Notas

1 Artículo publicado en la revista RUMBO RURAL, año 2, n°4, mayo-agosto 2006. Se agradece la cortesía del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) por la autorización de publicación.

2 Retomamos aquí la expresión empleada en una publicación reciente del Banco Mundial (Lederman et al., 2005).

3 Maíz y frijol representaban conjuntamente diez millones de hectáreas en 2005 o sea alrededor de 70% de la superficie cultivada de granos, oleginosas y hortofrutículas.

4 El impacto real del TLCAN ha sido parcialmente ocultado por la devaluación del peso consecutiva a la crisis financiera de 1994-1995, lo cual indujo apreciaciones divergentes dependiendo de los años que se toman como referencia en los análisis. Yúnez-Naude y Bárcenas (2003, cit. por Lederman et al., 2005) muestran así que la caída del precio del maíz ha sido más importante entre 1987 y 1994 (-50%) que entre 1994 y 2001 (-43%). La perspectiva cambia sin embargo si tomamos al año 1993 como referencia, ya que la disminución anterior al TLCAN se ubica entonces por debajo de 20%.

5 Para el presente análisis, hemos retomado la división regional operada por la SAGARPA, efectuando sin embargo un ajuste entre las regiones Centro y Occidente, con la permutación de los estados de Querétaro y San Luis Potosí para adecuar sus características socioculturales (en particular el peso relativo de la población indígena) y migratorias,así como sus estructuras productivas con las de los conjuntos regionales. La distribución regional resulta ser por lo tanto la siguiente (el Distrito Federal no ha sido tomado en cuenta):

- Noroeste: Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa.

- Noreste: Chihuahua, Coahuila, Durango, Nuevo León, Tamaulipas.

- Occidente: Zacatecas, Nayarit, Jalisco, Colima, Guanajuato, Michoacán, Querétaro.

- Centro: San Luis Potosí, Hidalgo, Estado de México, Morelos, Puebla, Tlaxcala.

- Sur: Veracruz, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo.

6 Durante la década considerada, la tasa de pobreza se ha elevado de 64 a 68% de la población rural en la zona Sur y de 53.4 a 55.4% en el Centro, cuando disminuía en 2 y 10%, respectivamente, en el Occidente y el Noreste.

7 En esta región, la heterogeneidad de las estructuras de producción oculta fenómenos internos de rezago entre pequeñas unidades familiares y explotaciones bien dotadas en factores, integradas en las cadenas agroindustriales de producción de maíz y hortalizas.

8 Es el caso de las grandes explotaciones maiceras de los valles centrales de Chiapasode las zonas inundables del sur deVeracruz.

9 Desde cierta perspectiva, el combate a la pobreza puede ser considerado como el tratamiento de una externalidad, de una consecuencia negativa del modelo de crecimiento...

10 El 20% más pobre de la muestra se sitúa en su totalidad por debajo del umbral de pobreza absoluta, que agrupaba en 2002, 34% de la población rural del país (8.6 millones de personas); a este total, habría que sumar 33% de los pobladores rurales (8.4 millones) que viven en situación de “pobreza relativa”. El 65% de los pobres “absolutos” viven en el medio rural.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Leyenda Figura 1 - Evolución de la repartición regional de la producción de maíz, 1990-2001.
URL http://trace.revues.org/docannexe/image/607/img-1.png
Ficheros image/png, 48k
Leyenda Figura 2 - Las trans-formaciones del marco de concepción de las políticas públicas.
URL http://trace.revues.org/docannexe/image/607/img-2.png
Ficheros image/png, 38k
Leyenda Figura 4 - Evolución de las transferencias financieras hacia el medio rural en porcentaje del pib del sector agropecuario, 1994-2003.
URL http://trace.revues.org/docannexe/image/607/img-3.png
Ficheros image/png, 56k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Éric Léonard, Bruno Losch y Fernando Rello, « Recomposiciones de la economía rural y mutaciones de la acción pública en el México del TLCAN », Trace, 52 | 2007, 13-29.

Referencia electrónica

Éric Léonard, Bruno Losch y Fernando Rello, « Recomposiciones de la economía rural y mutaciones de la acción pública en el México del TLCAN », Trace [En línea], 52 | 2007, Puesto en línea el 10 agosto 2009, consultado el 25 junio 2017. URL : http://trace.revues.org/607

Inicio de página

Autores

Éric Léonard

Es agro-economista y doctor en economía rural por el Institut national agronomique Paris-Grignon. Es director de investigaciones en el Departamento de Sociedades y Salud del ird. Algunas de sus investigaciones versan sobre las sociedades rurales en el contexto de la desregulación económica y de la recomposición del sistema político nacional. En la actualidad estudia la regulación territorial en México y Centroamérica. leonard@ensam.inra.fr

Bruno Losch

Es director de investigación en el cirad (Centre de coopération internationale en recherche agronomique pour le développement), Montpellier, Francia y a la vez investigador en economía política. En la actualidad tiene un puesto temporalen el Banco Mundial, en Washington, D.C., lugar en el cual coordina un programa comparativo acerca de las dimensiones estructurales de la liberalización de la agricultura, mismo que incluye México. blosch@worldbank.org

Fernando Rello

Es profesor e investigador en la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México. Tiene diversas obras publicadas sobre desarrollo rural, instituciones y organizaciones rurales, pobreza y políticas agrícolas. Actualmente investiga los impactos de la globalización sobre la sociedad rural. rello@servidor.unam.mx

Inicio de página