Navegación – Mapa del sitio

Antecedentes

En 1978, la Misión Arqueológica y Etnológica Francesa en México, MAEFM, fundada en 1961 –y que posteriormente sería el CEMCA--, consideró necesario presentar una síntesis de su misión a otros investigadores y lo realiza a través de un boletín informativo. Dicho documento otorgó durante seis números y hasta el año de 1984, una idea precisa del desarrollo de las investigaciones francesas en México, durante ese periodo.

Salieron entonces a la luz seis boletines, sin periodicidad fija pero con el objetivo de informar y presentar los nuevos proyectos, dar a conocer las reuniones científicas así como las obras publicadas por el MAEFM. De esta manera se apoyaba a los investigadores, informándoles además sobre los instrumentos de trabajo disponibles.

Estos documentos son la referencia original de la TRACE actual, que continuó con la labor de informar a los investigadores de la actualidad y les abrió la oportunidad de publicar sus trabajos. La revista surge como tal en 1985, privilegiándose siempre su carácter pluridisciplinario, bajo nuevas necesidades pero con la prioridad en la divulgación científica.

Los números 7, 8, 9 y 10 se editan bajo un formato editorial que incluía notas de investigación, reseñas e información científica, así como lista de publicaciones del Cemca. Estos números se publicaron bajo la dirección de Claude Bataillon y Georges Couffignal. El contenido retomaba diversas disciplinas, pero los artículos publicados tenían puntos en común en cuanto a tema, localización geográfica o étnica, en un esfuerzo de unificación y mejor comprensión de los trabajos presentados.

Con el número 10, coordinado por Thomas Calvo, el contenido científico se vio en prioridad y así los números posteriores fueron encontrando más puntos de unificación e inclinándose hacia una temática específica periódica, en la idea de responder mejor a las expectativas de los lectores. A partir del número once la revista siguió tratando un tema determinado por número, criterio que la rige desde entonces.

Hoy en día, con un cambio en el formato y el diseño a partir del número 51, TRACE aplica la fórmula editorial temática que la caracteriza, sin abandonar su carácter, su sello pluridisciplinario, que le ha valido ser publicada sin interrupciones y le ha permitido afianzar sus objetivos y misión.

Para coordinar números y colaborar con artículos se abre una convocatoria semestral, misma que se difunde ampliamente. Los artículos recibidos son sometidos a un comité editorial, asegurando de esta manera la calidad y el rigor científico de los mismos.