Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Trabajar y vivir en la frontera. Identidades laborales en las maquiladoras de Tijuana

Verónica Garza
p. 112-114

Texto integral

  • 1 En el libro, el lector encontrará un brillante análisis sobre la configuración de la ciudad de Tiju (...)

1Marlene Solís realiza un estudio sobre las identidades ocupacionales de los y las trabajadoras que se construyen en las maquiladoras en la ciudad de Tijuana, situada en la frontera norte de México. A través de una investigación con un fino abordaje fenomenológico, desentraña las características sociales y culturales de estos actores sociales para comprender la forma como las mujeres y los hombres elaboran y edifican su identidad laboral acorde al significado que le otorgan a su trabajo. Logra una primera caracterización recobrando las dimensionessegún: género, edad, contexto social y las formas en las cuales aquellos se apropian y viven el espacio fronterizo.1

2 La autora pone acento en la importancia que tiene para las y los obreros laborar en la maquiladora, el rol que desempeñan en la vida familiar y en sus repertorios de vida, en un contexto signado por la migración, en sus distintas modalidades, mismas que han devenido el cotidiano de estos trabajadores de las maquiladoras de Tijuana. Su investigación abreva en un campo de estudio dinámico y complejo, que plantea a los estudiosos del tema en cada caso, la desafiante pregunta de cómo abordar metodológica y conceptualmente los procesos de identidad que se configuran en los trabajadores como parte de su inserción en el mercado laboral globalizado de las empresas maquiladoras de exportación.

3 Los signos del trabajo actual vertebran su estudio, por ello nos enfrentamos a la flexibilidad laboral, las contrataciones periódicas que conducen a la incertidumbre laboral, a la carencia de organizaciones obreras, al reclutamiento de mano de obra con poca experiencia laboral, a elevadas tasas de turn over, entre otras.

  • 2 En el debate sobre las identidades en un contexto de flexibilidad laboral destacan las investigacio (...)

4 Análogamente dichas condiciones de trabajo conllevan a la configuración de identidades laborales flexibles, difusas y/o en transición.2 No obstante la autora profundiza en otros aspectos como en las trayectorias laborales, advirtiendo que se integran a las fábricas con historias diversas –que son tangibles en sus variados antecedentes ocupacionales, destacando al mismo tiempo su origen, su grado de cohesión para tejer redes con sus homólogos procedentes de su misma cuna, así como su capacidad para adaptarse al medio.

5 Para comprender dicha problemática la autora se pregunta ¿cómo se configuran los procesos de identidad laboral entre los trabajadores de las maquiladoras cuando los orígenes migratorios son diversos al igual que su contexto social y su vida en la frontera? ¿Qué tipo de identidades laborales se conforman en un contexto de flexibilidad en el trabajo, en donde los trabajadores rotan constantemente de maquiladora en maquiladora, o bien, dejan de trabajar por un determinado período para dedicarse a las exigencias familiares como el cuidado de los hijos, o para irse a los Estados Unidos y al poco tiempo regresar para reincorporarse al trabajo maquilador?

6 Sustenta su estudio, en la noción de cultura de trabajo que aporta Reygadas sobre las identidades laborales concebidas como “cultura interiorizada en la experiencia del trabajo” (p. 23). Del mismo autor retoma la afirmación que en el trabajo como acción simbólica, “los sujetos producen, reproducen y se apropian de significados” (p. 24). En esta lógica, es en  los ámbitos laborales donde se producen y recrean las identidades sociales. Por ello Marlene Solís asevera que el trabajo constituye un ámbito de socialización donde se presentan procesos de cambio y adaptación en la definición que tienen de sí mismos los trabajadores en relación a la labor que desempeñan, y a su relación con “los otros”, aquellos con quienes interactúan y consideran diferentes. Desde esta óptica, el trabajo va más allá de ser un simple espacio de interacción, al descubrirse como un ámbito de alteridad, de negociación de identidades; es decir, “negociación entre la identidad para sí y la identidad para y por el otro en el trabajo” (p. 24). Esta negociación incita a los trabajadores a cambiar sus formas de actuar y de pensar que modifican la identidad personal (p. 24). Sobre este tópico Marlene Solís, recurre al concepto de Dubar para emprender el camino que la conduce a revelar la negociación de las identidades, tomando como variable transversal el estudio del género, imprescindible en el análisis de “[…] la interiorización de la cultura, socialización secundaria, identidad para sí y para el otro y la negociación objetiva y subjetiva” (p. 25).

7 El abordaje metodológico lo sintetiza Hualde en el prólogo del libro, en una combinación de una serie de dimensiones, “trayectorias, estabilidad, estrategias, derivadas de su construcción teórica y de la capacidad de la autora para integrar las propuestas de otros autores en un cuadro analítico coherente y adaptarlas a la realidad que se propone analizar” (p. 15). Las entrevistas a profundidad constituyen el acervo en las que sustenta su análisis. Para tales fines selecciona a 33 trabajadores: 22 mujeres y 11 hombres adscritos a diferentes maquiladoras de Tijuana, con diversos orígenes biográficos, cuyo denominador común es el trabajo directo en la línea de producción (p. 19). Hace uso de la narrativa biográfica como herramienta para construir las trayectorias de trabajo y de vida de las y los actores sociales y con ello, nos ofrece una interpretación del mundo de vida y de los significados que le otorgan a su trabajo, es decir la aplicación de los estudios fenomenológicos (p. 25) que intenta reconocer el  difícil significado de las experiencias vividas, permeadas por la subjetividad.

8 Sostiene los alcances de la narrativa biográfica como instrumento de investigación, desde la mirada que éste concibe el lenguaje como un “… sistema simbólico primario a través del cual se devela el significado de las acciones personales” (Rossman & Ralis en: Solís, p. 29). En sus  principales hallazgos destaca la interrelación de diversas variables que se tejen en una compleja trama que va desde la fábrica hasta el seno del hogar y viceversa, en un continuo ir y venir entre ambas esferas. De ahí que, las identidades de los trabajadores se configuran de acuerdo a los significados que tienen del trabajo en relación a ser mujeres u hombres, su compromiso con la vida familiar y comunitaria en el caso de los migrantes, así como sus expectativas de trabajo y de vida. Pero la autora no soslaya el impacto que tiene la fábrica en la construcción de las identidades y el sentido de pertenencia que se genera en los actores (p. 148). Sobre este punto, Marlene Solís afirma que el reconocimiento del trabajo por parte de la empresa constituye un elemento fundamental de identidad en la medida en que tal reconocimiento entraña identidades positivas hacia el trabajo, así como un sentido de pertenencia hacia la empresa y hacia el oficio. En contraste cuando no existe un reconocimiento al trabajo, la identidad de los trabajadores se define más por la vida extralaboral y se presentan transacciones de ruptura reflejadas en sus narraciones. En las narraciones interpretadas de continuidad, la autora encuentra concepciones del trabajo positivas, en relación a la promoción y progreso e importantes, en la reafirmación de las identidades individuales y la posibilidad de cumplir los compromisos con lo familiar y el ámbito comunitario (colonia, comunidad emigrante). Contrario a ello, las narrativas de ruptura son aquellas en donde el trabajo en la maquiladora ha llevado a algunos trabajadores a una transformación como procesos de conversión o exclusión en el trabajo. En estos casos, las identidades se construyen con mayor peso, fuera del ámbito fabril y “tienden a ser flexibles”, presentándose las “identidades resistentes” en donde se cuestionan las condiciones laborales y la incorporación de trabajadoras a organizaciones en defensa de los derechos laborales y de la mujer (pp. 178-179).

9 El libro de Marlene Solís es una valiosa aportación para los estudiosos que emprendan el arduo sendero del análisis de la construcción de la identidad laboral en contextos de transformaciones vertiginosos y de pluralidad cultural como los de la Frontera Norte, así como para aquellos: tejidos socioculturales específicos en donde se ubican dichas factorías. La riqueza de su investigación se palpa al recorrer sus páginas y penetrar en una  metodología novedosa para el estudio de las identidades laborales.

10 En suma, su estudio es fuente de inspiración para los investigadores que intentan dibujar la subjetividad y la identidad laboral en distintos tejidos socioculturales, y nos reafirma la exigencia de construir nuevos modelos teórico-metodológicos acordes a los casos concretos, en los que se hallan los y las trabajadoras de las transnacionales ubicados en todo el mapamundi, tal como lo hace la autora en este espléndida publicación.

Inicio de página

Notas

1 En el libro, el lector encontrará un brillante análisis sobre la configuración de la ciudad de Tijuana como uno de los espacios donde se recrean las identidades de los actores del estudio. La autora destaca el papel que han jugado en la conformación de la ciudad la industria maquiladora y la recepción constante de fuerza laboral emigrante, lo que ha influido en la gran diversidad sociocultural. Además utiliza interesantes matáforas para explicar las diferentes etapas históricas: ciudad de paso, ciudad rota, ciudad transfonteriza y ciudad global-periférica.

2 En el debate sobre las identidades en un contexto de flexibilidad laboral destacan las investigaciones sobre la dificultad de encontrar entre los trabajadores identidades de trabajo permanentes e incluso generacionales, como era el caso de los obreros de la etapa industrial anterior a la globalización. Para una amplia explicación sobre las identidades “flexibles y difusas” véase Luis Reygadas (2002) “¿Identidades flexibles? Transformaciones de las fronteras de clase, etnia y género entre trabajadoras de maquiladora”, en Aquiles Chih Amparan (coord.), Sociología de la identidad, México, Universidad Autónoma de México-Porrúa.

Otro texto importante al respecto es de Rocío Guadarrama y José Luís Torres (2007), Los significados del trabajo femenino en el mundo global, Anthropos / uam.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

URL http://trace.revues.org/docannexe/image/775/img-1.png
Ficheros image/png, 301k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Miguel Ángel Porrúa-COLEF, México (2009)254 págs.

Referencia electrónica

Verónica Garza, « Trabajar y vivir en la frontera. Identidades laborales en las maquiladoras de Tijuana », Trace [En línea], 55 | 2009, Puesto en línea el 04 janvier 2011, consultado el 22 septembre 2014. URL : http://trace.revues.org/775

Inicio de página

Derechos de autor

© Todos los derechos reservados

Inicio de página