Navegación – Mapa del sitio

Del hogar a la fábrica

Trabajadoras de las empresas transnacionales en Yucatán, México
Beatriz Castilla Ramos y Beatriz Torres Góngora
p. 31-52

Resúmenes

Las interrogantes que abordamos son: ¿Qué ocurre en el ámbito familiar y las relaciones entre sus integrantes cuando las mujeres se insertan como trabajadoras de plantas maquiladoras? ¿Cuáles son los motivos que las impulsan a mantenerse en sus empleos o por qué los abandonan? ¿Qué significado le confieren a su trabajo? ¿Cuál es el rol de la familia en la decisión de que las mujeres se incorporen al mercado de trabajo? ¿Qué sucede cuando son despedidas o cuando las maquiladoras cierran? ¿Cómo repercute la pérdida de empleo en sus familias y en sus relaciones con sus miembros? Todo ello contemplado desde la heterogeneidad del mercado de trabajo, de la contracción del empleo acentuada en Yucatán y de los conflictos que se generan entre el mundo laboral y sus hogares.

Inicio de página

Entradas del índice

Palabras claves :

familia, maquiladoras, mujeres, trabajo
Inicio de página

Notas del autor

Cuadro 1 - Empresas asiáticas en Yucatán, 2008.

Fuente: Elaboración propia a partir de la información proporcionada por AMEY, abril 2008.

* No se cuentan con datos actuales.

Texto integral

1. La industria maquiladora de exportación (ime) en Yucatán

  • 2 Cabe destacar que la demanda de la fibra del agave en el mundo situó a Yucatán en un lugar privileg (...)
  • 3 La ocupación mayoritaria de mujeres en el primer período de la maquilización en Yucatán fue similar (...)

1En 1984, bajo el lema de “Yucatán la otra frontera” se inaugura el programa maquilador en Yucatán que oferta la cercanía estratégica con EE UU. Vecindad que hasta entonces no había sido contemplada. A este atractivo se le agregan la mano de obra abundante arraigada a su tierra, de calidad y barata. Paralelamente, el objetivo inicial fue: absorber a los trabajadores rurales de la agotada agroindustria henequenera que por más de un siglo fue el eje de la economía estatal.2 El desplome de dicha actividad entre 1970 y 1992 creó desempleo masivo y se constituyó en el mayor foco de descontento social (Castilla & García 2006b). Pero el propósito del programa de la IME de captar a los “brazos liberados por el henequén” no se cumplió y en contraparte se impactó un nuevo mercado de trabajo conformado en esencia por mujeres de recién ingreso a la actividad industrial de procedencia rural, o bien por costureras que tenían una larga historia de trabajo domiciliario en la confección y en factorías dedicadas a la manufactura de ropa típica de guayaberas. Es así como las mujeres adquieren un papel protagónico en las empresas maquiladoras al ocupar una concentración del 74% de sus plantillas laborales3 (véase cuadro 8). Dicha integración se sustentaba en estereotipos construidos en relación al trabajo femenino y la naturaleza de los procesos productivos cimentados en el uso intensivo de mano de obra, la destreza de las mujeres para las labores manuales y la supuesta docilidad y debilidad vinculadas a su género. Estos atributos asociados a la feminidad, han sido reiteradamente esgrimidos a nivel mundial, por las gerencias de personal para la asignación diferenciada de tareas entre los sexos, contribuyendo con ello al reforzamiento de la constitución de significados generalizados (Salzinger 2007) en el ámbito laboral.

  • 4 La mano de obra de esta planta estaba constituida esencialmente por mujeres, quienes se sentían atr (...)

2Sin embargo, análogamente a la Frontera Norte de México, en la década de los años 1980, en Yucatán, la docilidad y debilidad de las mujeres se cuestionó precipitadamente, apenas unos meses después de iniciar sus operaciones, en la planta de la confección. Sus obreras, acostumbradas al trabajo a destajo de esa industria local, se resistieron ante los nuevos métodos de producción tayloristas que acotaron sus tiempos y espacios, introducidos por la gestión coreana que trastocaban sus costumbres de trabajo ante el ritmo del cronómetro dictados por el capital transnacional. Inesperadamente las mujeres reclamaron sus derechos por un trato digno primero con un paro y posteriormente la huelga4 (Castilla & Torres 1991). La primera y única en la historia de la IME en Yucatán. Pese a este primer tropiezo laboral, importantes firmas internacionales –principalmente de la confección, joyería y electrónica– se asentaron, a lo largo de diez años en la ciudad de Mérida y su región Metropolitana llegando a constituir una fuente de empleo importante para la entidad.

3 En este proceso de maquilización de la entidad, las mujeres yucatecas de la industria del vestido tuvieron el papel laboral protagónico,pese a que posteriormente se asiste a la masculinización de la fuerza de trabajo, de manera análoga sucede con la frontera norte del país.

1.1. ¿Quiénes eran estas mujeres? y ¿hacía dónde se dirigió su transformación?

4Nuestros estudios realizados a lo largo del período 1985-2008 nos permiten afirmar que después de la experiencia de la huelga, los empresarios maquiladores prefirieron a mujeres jóvenes, frecuentemente de primera inserción al mercado de trabajo, sin experiencia fabril, con estudios de secundaria. Ahora bien existen diferencias sustanciales entre las mujeres de estas etapas.

5 ¿Para comprender estas diferencias de las trabajadoras de la IME en Yucatán nos basamos en el hecho que la presencia del capital extranjero en Yucatán se divide en dos grades etapas.

6En la primera etapa (1984-1994) las firmas que llegaron a la entidad se instalaron en la ciudad capital, Mérida, primordialmente en sus dos corredores industriales. La sede principal fue el “Parque de industrias no contaminantes” construido para tales fines, en donde siguen operando factorías multinacionales en naves industriales que recrean en su arquitectura a las otrora haciendas henequeneras y en el corredor industrial Mérida-Umán. Las mujeres de esta primera etapa fueron mayoritariamente habitantes de las comisarías y comunidades cercanas a la ciudad de Mérida. Esta última característica resulta determinante porque las obreras contaban con repertorios de trabajo y una cultura urbana, en virtud de la cercanía de sus hogares con la ciudad capital a donde se trasladaban busca del sustento económico en distintos sectores (servicios personales, comercio, manufactura y otros). Experiencias que se manifestaron en la huelga antes mencionada.

  • 5 Para el año del 2000, fecha que sitúa el boom maquilador en México y Yucatán, se registraron empres (...)

7La segunda etapa, se inicia a la mitad de la década de los 1990, al implementarse el Programa de Desarrollo Regional de la Zona Henequenera, y es cuando las empresas maquiladoras se desplazaron a comunidades del interior del estado. En este período, Yucatán comenzó a configurarse como un espacio especializado en la rama de la confección5 especialización que responde a prácticas, habilidades y saberes, depositadas en las mujeres y que tienen una poderosa raíz arraigada en el mundo maya. Conocimientos que se articularon con la calidad total del just in time, la eficiencia y productividad de las empresas transnacionales (Castilla Ramos & García Quintanilla 2006a: 29-38).

8 A partir de las investigaciones realizadas, se constató como cada vez con mayor frecuencia las mujeres aparecen en el espacio fabril de estas transnacionales. Estudios como el de Marie-France Labrecque en varias zonas del agro de la entidad coinciden con los nuestros, al mencionar que el despliegue rural de las maquiladoras constituyó una oportunidad “sistemática para que las mujeres de las localidades rurales pudieran integrarse al mercado del trabajo sin tener que desprenderse radicalmente de la casa” (Labrecque 2006).

9 Pero a diferencia de las mujeres trabajadoras de la primera etapa de maquilización de la entidad yucateca, en esta segunda fase, las obreras son mujeres rurales, indígenas mayas, en general, ajenas al mundo fabril, aunque algunas con experiencias de trabajo domiciliario para la antigua industria del vestido local. Como habitantes del área rural, estas mujeres se encuentran ubicadas en zonas asoladas por la pobreza y carentes de fuentes de empleo a causa de la larga crisis del agro. Las mujeres protagonistas del segundo período las analizamos desde sus perfiles sociodemográficos (amas de casa, solteras y la presencia de hijos) pero sobre todo por estar insertas en estos espacios pauperizados, que hace que les confirieran un valor y significado relevante a sus empleos en estas factorías ya que son ellas las que constituyen el eje de sus hogares a través del empleo asalariado en estas fábricas, mismo que les permite el acceso a la seguridad social, prestaciones y otros que no pueden acceder en otras ocupaciones.

10 Ante este apretado panorama sobre la actuación de las mujeres en la IME, el propósito de este estudio exploratorio, es analizar la relación que se teje entre el mundo productivo y el reproductivo de las mujeres trabajadoras rurales de maquiladoras de exportación, asiáticas principalmente, a fin de desentrañar los arreglos familiares que determinan su permanencia en el mercado de trabajo formal y las situaciones que atraviesan al renunciar o ser despedidas.

11 Las interrogantes que abordamos son: ¿Qué ocurre en el ámbito familiar y las relaciones entre sus integrantes cuando las mujeres se insertan como trabajadoras de plantas maquiladoras? ¿Cuáles son los motivos que las impulsan a mantenerse en sus empleos o por qué los abandonan? ¿Qué significado le confieren a su trabajo? ¿Cuál es el rol de la familia en la decisión de que las mujeres se incorporen al mercado de trabajo? ¿Qué sucede cuando son despedidas o cuando las maquiladoras son cerradas? ¿Cómo repercute la pérdida de empleo en sus familias y en sus relaciones con sus miembros? Todo ello contemplado desde la heterogeneidad del mercado de trabajo, de la contracción del empleo acentuada en Yucatán y de los conflictos que se generan entre el mundo laboral y sus hogares.

  • 6 Entrevistas directas realizadas en sus hogares durante los meses de junio, julio y agosto de 2007 y (...)

12 En la primera parte se introduce una breve discusión sobre el proceso de mundialización en marcha y sus implicaciones principales en la población femenina en el marco del empleo global, de manera especial, las que se ubican en empresas maquiladoras transnacionales. Seguidamente se abordarán los estudios de caso de mujeres rurales trabajadoras de las plantas maquiladoras de dos firmas asiáticas, ubicadas en el interior de la entidad yucateca, que se desenvuelven en el ámbito productivo y el ámbito doméstico. Para ello, se realizaron entrevistas en el terreno, en dos períodos, con un año de diferencia.6 Seleccionamos a las trabajadoras de estas firmas asiáticas por el alto volumen de empleo que generan las comunidades, e incluimos a las trabajadoras de la firma C (estadounidense) que canceló sus operaciones en Yucatán, dejando a cientos de trabajadores (as) sin empleo. Finalmente se presentan las conclusiones derivadas del análisis de la información obtenida.

2. Mundialización, tendencias del mercado del trabajo internacional y la situación de las mujeres en este contexto7

  • 7 Castilla Ramos, Beatriz & Sophie Boutiller, “Mundialización, empleo y firmas multinacionales”. Proy (...)

13En el Informe 2006, la OIT reconoce la creciente escasez de empleos de calidad en el mundo y la discriminación continua por razones de género en el ámbito laboral. En la actualidad se observa la participación de un mayor número de mujeres integradas a actividades económicas, en contextos relativamente recién descubiertos por el capital. Un ejemplo es el caso de las “nuevas” zonas de maquila donde las mujeres que se insertan tienen mayor presencia.

14Para explicar estos procesos, retomamos la propuesta de Helena Hirata (s/f) al advertir que la mundialización tiene consecuencias complejas y contradictorias diferenciales por género y que éstos van más allá de una exacerbación de las tendencias en torno a la asignación de los hombres y mujeres a determinados tipos de trabajo. Lo que se vislumbra es una reconfiguración importante y veloz de la división sexual del trabajo en el ámbito internacional donde los aspectos económicos (el precio del trabajo) están lejos de ser definitivos. Los cambios pueden ser interpretados como la perpetuidad de una tendencia larga que refuerza las desigualdades y por ende entre los hombres y las mujeres. Como bien señala Marie-France Labrecque: “La noción de relaciones asimétricas es especialmente relevante en el contexto de un análisis de los fenómenos propios de la economía global, como es el caso de las maquiladoras”. Y retomando a Moghadam, la autora precisa que: “La economía global es sostenida por un trabajo estructurado en función del género, “con definiciones de lo que es la destreza, la asignación de recursos, la distribución ocupacional. (Labrecque 2007a).

  • 8 Labrecque, Marie-France, comunicación personal, agosto de 2007.

15 En cuanto a la distribución del empleo afirma:la mundialización genera empleos y riquezas para que una parte de ésta pueda ser redistribuida a los pobres que ha engendrado. En relación al orden doméstico, lo presenta subordinado al orden económico “totalmente instrumentalizado”. Sumisión que algunos autores definen como “la colonización del espacio privado”.8

16 En cuanto al punto de la división del trabajo sexuado y la equidad de género, Michel Lallement (2007: 99)en su más reciente libro indica que el mundo del trabajo está en evolución y cada vez las mujeres ocupan más cargos estratégicos, no obstante aún prevalece la inequidad de género en el mundo laboral sobretodo en los países de Europa del Sur y de menor grado de desarrollo (como el nuestro). Sobre este punto Bruno Lautier (2006: 39) en su artículo “Mondialisation, travail et genre: une dialectique qui s’épuise” consigna que la mundialización posibilita a los capitales desplazarse libremente en busca de chair fraîche (carne fresca), afectando prioritariamente a aquellas que son el eslabón más débil (maillon faible) de la resistencia de este proceso: las mujeres. Argumento que sostiene en la división sexual del trabajo en donde los productos fabricados por mujeres a escala mundial son los que tienen mayor peso.

17 Al tocar el tema de la división sexual del trabajo remarca que ésta funciona con un doble principio horizontal y vertical argumentando que las reglas de movilidad ascendente no son neutras y privilegian a los hombres. Utiliza como metáfora la existencia de un plafond de verre (un techo de cristal) que limita siempre el acceso de las mujeres a la cúpula de las empresas. De ahí que la especialización de las tareas femeninas se mueva sobretodo en la dirección horizontal. Esta aseveración de Michel Lallement se corrobora en la presente investigación, al constatar que la movilidad de las obreras gira entorno a las mismas categorías, apuntaladas por el aprendizaje fabril de las mujeres en puestos estratégicos que tienen menor peso que sus homólogos varones, como hemos consignado también en otras investigaciones, donde si bien las mujeres pueden ocupar cargos de mandos medios, como hemos constado en algunas factorías, el grueso de la población se ubica como operadoras.

2.1. ¿Qué ha ocurrido con la tendencia de la fuerza de trabajo de estas empresas transnacionales?

  • 9 Ver en el anexo del cuadro 1: Personal obrero por sexos ocupado en la industria maquiladora de expo (...)

18Ya señalamos que en su origen, estas plantas contrataron primordialmente a mujeres, sin embargo, en los años siguientes éstas fueron descendiendo paulatinamente. En Yucatán de una participación del 72% en 1993, descendió a un 52% en 2006.9 Sobre este comportamiento se han acuñado varias hipótesis: que los procesos productivos se han tecnificado y que los técnicos en su mayoría son hombres o que, dadas las condiciones de escasos puestos de trabajo, los varones están aceptando ocupaciones consideradas femeninas como el de la costura.

19 Pese a la disminución del empleo femenino en las maquiladoras transnacionales, su permanencia en dicho sector es relevante y por ende se confrontan cotidianamente al reto de conciliar su desempeño en las dos esferas: productiva y reproductiva cuyas lógicas por una parte se contraponen, pero por la otra se complementan; en un contexto rural de marginación y escasez de empleos, pero también de redefinición de roles y de relaciones de poder al interior de las familias que se encuentran día a día en el camino de construir sus propias estrategias para enfrentar los efectos de la globalización.

3. Trabajo y hogar. El caso de las mujeres de cuatro fábricas de dos firmas transnacionales chinas en Yucatán.

  • 10 La firma “A” fue estudiada por Beatriz Castilla Ramos y la firma “B” por Beatriz Torres Góngora.
  • 11 Reconocida como tal por las trabajadoras.

20El referente empírico de este trabajo lo constituye el estudio de trabajadoras maquiladoras de la confección de cuatro fábricas pertenecientes dos firmas asiáticas chinas: la primera procedente de la región administrativa especial Hong Kong y la segunda de Taiwán.10 En relación a su importancia, tomando como indicador el empleo, se ubica la firma “A” de capital de Hong Kong, líder mundial en la producción de jeans de prestigio mundial; seguida por la firma “B” empresa originaria de Taiwán y reconocida a nivel internacional por la confección de pullovers. Las características que comparten son su instalación en el área rural de Yucatán, en poblaciones cuya economía deprimida las hace expulsoras de mano de obra a la ciudad de Mérida, capital de la entidad yucateca, hacia los polos turísticos de la Riviera Maya y a los EE UU. Las dos firmas cuentan con varias fábricas, unas especializadas exclusivamente en la costura –nicho esencialmente femenino– que en cada caso son enviadas de la planta “matriz”,11 donde se realizan varios procesos previos al armado de las prendas. En lo que concierne a la fuerza de trabajo encontramos como denominador común de ambas firmas, que una gran parte de sus trabajadoras constituyen mano de obra sin experiencia previa en el mercado de trabajo manufacturero. De esta manera, pobreza y marginación, migración laboral y trabajo femenino maquilador aparecen entrelazados configurando una realidad en la que el capital transnacional se extiende hasta los rincones más apartados del planeta en busca de nuevas fuentes de valoración.

Procedencia

Nombre

Ubicación

Empleados

Hong Kong

Firma “A”

Motul

3035

Firma “A”

Maxcanú

1005

Firma “A”

Hunucmá

7

Firma “X”

Umán

*

Firma “Y”

Mérida

412

Firma “Z”

Umán

393

Taiwán

Firma “B”

Tizimín

276

Firma “B”

Tizimín

223

Firma “B”

Temozón

186

Firma “B”

Valladolid

1039

  • 12 Agradezco al antropólogo Wilbert Pinto González (q.e.p.d.) sus aportaciones en relación a este anál (...)
  • 13 Resulta muy difícil captar a partir de las encuestas a hogares esta variable ya que está cortada po (...)

21Las mujeres entrevistadas en las dos fábricas de la firma “A” son esposas o cónyuges, mientras que en la firma “B”, también en sus dos factorías, se encontraron mayoritariamente mujeres solteras.Nos centramos enla relación que se teje entre el mundo productivo y el reproductivo de estas mujeresa fin de desentrañar los arreglos familiares que determinan su permanencia en el mercado de trabajo formal y las situaciones que atraviesan al renunciar o ser despedidas. Son ellas, las trabajadoras casadas o jóvenes solteras las que brindan cobertura social a sus familias, ante la precariedad del trabajo de sus cónyuges o progenitores. Por ello, aunque la evidencia constate de que sus padres, esposos o cónyuges sean reconocidos como jefes del hogar, estamos frente a una jefatura simbólica12 ya sea porque no aportan a la manutención del hogar o porque su contribución es inferior e inestable en relación a las mujeres estudiadas. Sin embargo, es frecuente que las trabajadoras reconozcan a los varones que integran sus familias o grupos domésticos como jefes de hogar por el peso de la cultura.13

3.1. La firma “A”14

  • 14 Agradecemos el invaluable apoyo de los antropólogos Mauricio Dzul Sánchez y Fredy Aguilar Canché en (...)

22La firma “A” es una corporación de capital de Hong Kong, con presencia en Asia y América. Su interés por instalarse en Yucatán, México, desde 1995, se inscribe en la cercanía con EE UU a fin de introducir sus productos a través de su centro de distribución en La Florida (frontera de Yucatán con el Golfo de México). Entre las marcas de jeans de prestigio mundial que produce están: American Eagle, Levi Strauss, Eddie Bauer, Polo Ralph Laurent, LLBean’s, Outfitters, GAP y Ann Taylor.

  • 15 Motul es el corazón de la zona henequera y dista de la ciudad de Mérida 35 km de Mérida. En el año (...)
  • 16 Ubicada a 55 km de Mérida.

23 En Yucatán la firma cuenta con dos fábricas, distinguiéndose la que opera en Motul15 por ser la empresa manufacturera más importante de la región sureste, tanto por la cobertura del empleo que genera –actualmente más de 3000 empleos–, porque es ahí donde se realiza todo el proceso de producción incluyendo el diseño (full packet). Para el estado constituye una empresa “ancla” por el efecto multiplicador que ha tenido y mantiene desde su arribo. En contraste, la factoría ubicada en el municipio de Maxcanú16 que ocupa a poco más de 1000 trabajadores, opera como una filial y se especializa sólo en la costura. La firma tiene asimismo una bodega en Hunucmá y la ciudad de Mérida es la sede del corporativo (véase mapa 1).

24 El empleo generado por esta firma manifiesta altibajos a lo largo de los últimos cinco años, tal como se observa en el cuadro 2, donde llama la atención para el caso de Motul, una baja de más de 1700 empleos en el período de 2005 a abril de 2008. Pese a esta pérdida de plazas de trabajo, la firma “A” mantiene el liderazgo como empresa que provee mayor oferta de trabajo.

Mapa 1 - Presencia de la firma “A” en el mundo

Plantas de la Firma “A”

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008/abril

Motul

3345

3219

4547

4702

3875

3556

3035

Maxcanu

1393

1307

1132

1336

1023

1024

1005

Hunucma

7

7

7

7

Total

4738

4526

5686

6045

4905

4580

4047

Cuadro 2 - Personal ocupado en la Firma “A” en Yucatán, 2002-2006.

Fuente: Castilla Ramos, Beatriz. Elaboración propia a partir de información proporcionada por SEDEINCO. Los datos de 2007 y 2008 corresponden a la AMEY.

25 El mapa 2 muestra la distribución de los establecimientos de la firma “A” en Yucatán y el radio de acción del empleo de sus dos factorías que se extienden a los municipios aledaños y distantes en la zona donde se ubican.

3.1.1. La planta de Motul: de ensambladora a manufacturera

  • 17 Con una inversión inicial de 14 millones de dólares.
  • 18 Proceso que aún se está gestando.

26Sus orígenes se remontan a 1995, a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio,17 al inaugurarse como una simple armadora de prendas procedentes de EE UU. Tres años más tarde el establecimiento de Miami, especializado en el corte de las prendas, se trasladó a dicha planta. Al integrarse este segmento a la factoría de Motul, la empresa se transformó en una manufacturera al realizar todas las fases del proceso productivo a fin de brindar el full packet (corte, ensamble, lavandería,inspección y empaque); incluso arrendando bodegas para los stocks de las firmas que maquilan. Recientemente la firma “A” creó un área de diseño a fin de elaborar modelos que han permitido la atracción de nuevos clientes, en los que se encuentran importantes clientes nacionales.18

27 La producción se estipula en millón de prendas al mes acorde con las demanda de las temporadas altas (de agosto a marzo) que se distribuyen a distintos países a través de los EE UU.

3.1.2. La fábrica de Maxcanú

28En 1998, al saturarse la mano de obra de la región para cubrir la demanda de la firma “A” Motul, la firma instaló una nueva fábrica de Maxcanú. Dicha factoría produce alrededor de 350000 prendas al mes, y es aquí, por la naturaleza del trabajo de la costura, donde se observa, una alta concentración de mujeres. Aunque también existen varones costureros que se han integrado al trabajo fabril. Las tareas que se realizan en 14 líneas de costura son el armado de las prendas, que llegan cortadas desde la firma “A” Motul, mismas que implican la costura de bolsas, pretinas, entrepiernas, el dry process y el empaque.

29 Son amplios los conocimientos y las habilidades que adquieren las trabajadoras de la firma “A” Maxcanú para elaborar una prenda, razón que las lleva a considerarlo como “el maestro”. Con las calificaciones adquiridas en la empresa las obreras adquieren mayor movilidad hacia otras maquiladoras; inclusive las ubicadas en la ciudad de Mérida, en la búsqueda de mayores incentivos económicos que incrementen el salario.

30Con el respecto al aprendizaje adquirido en la empresa, el siguiente testimonio es elocuente: “La firma ‘A’ es un maestro, la firma ‘A’ es una escuela, y te lo puede decir cualquier persona que ha estado allá y que pasa a otras maquilas. Sales con experiencia y puedes armar toda la prenda” (ex trabajadora de la firma “A”, Maxcanú, sin hijos).

Mapa 2 - Establecimientos de la firma “A” en el estado de Yucatán y cobertura del empleo de las fábricas

3.1.3. Analogía entre el trabajo doméstico y el trabajo fabril

  • 19 Las ideas de Guilbert tardarán en ser reconocidas, y aunque el mundo del trabajo se encuentra en ev (...)

31Resulta sugerente retomar la investigación pionera de M. Guilbert (1966) realizada en Francia en 120 empresas de la industria metálica, misma que rompió el silencio sobre el tema del género en la sociología del trabajo. El análisis basado en los puestos que desempeñaban 14600 mujeres, reveló que la fuerza de los estereotipos se explican en la analogía entre el trabajo doméstico y el trabajo profesional (Lallement 2007: 97).19 Madeleine Guilbert afirmó: “No es por casualidad que, en la casa como en la fábrica, las mujeres utilicen sobre todo los brazos, los antebrazos y las manos, así como los gestos, con débil amplitud, pues las tareas son simples y repetitivas.” Por ello observó que las mujeres en su mayoría estaban en la cadena de montaje y que a su vez estaban más expuestas que los homólogos varones a horarios irregulares. Por su parte M. Lallement (2007: 99) sostiene que para comprender la división del trabajo entre hombres y mujeres hay que salir de las oficinas para verificar que las mujeres se encuentran en esencia en labores consideradas básicamente femeninas, como es el caso de las líneas de producción, ya que las representaciones (di-visions) que modelan los principios de adaptación y eficacia de las obreras son inseparables de aquellas que gobiernan la distribución de tareas en el seno del hogar.

32 Estas concepciones aparecen en el espacio fabril de la firma “A” Motul, al examinar la división sexual del trabajo. Los hallazgos demuestran que las actividades realizadas por las trabajadoras están intrínsicamente enlazadas con aquellas que desempeñan al interior de los hogares y se hace patente en las fases de la línea de producción, en virtud de la naturaleza de las tareas (pese a la presencia de máquinas, inspección y empaque).

33 La figura 1 del proceso de producción de la manufactura de la firma “A” Motul confirma lo anterior.

34 Las áreas marcadas de gris oscuro, son las que concentran a la población femenina, donde cobra relevancia la destreza manual. Las de gris claro son áreas exclusivas de los varones. No obstante, existen mujeres profesionales que desempeñan labores de supervisión y otros. Las habilidades adquiridas en la fábrica se sustentan en una organización del trabajo compleja que integra 14 líneas que se estructuran entre 10 y 14 células de producción. A su vez cada célula está integrada por 10 o 15 personas.

35En las entrevistas realizadas a las trabajadoras de la firma “A” de ambas fábricas entre junio y agosto de 2007, sobresalen las esposas o cónyuges, con tres hijos, con baja escolaridad, cuyas edades se ubican entre los 30 y 35 años. Situación que reveló la dificultad que se presenta en la conciliación entre el mundo productivo y reproductivo, que “se resuelve” con el apoyo de los miembros de la familia y que determina su integración y permanencia en ambas fábricas. Al examinar la ocupación de los cónyuges salta a la vista que sus trabajos gravitan en el sector informal. Este hecho las convierte a ellas en el eje de sus hogares al brindar, a partir de su empleo en la fábrica, la estabilidad y seguridad a sus familias que impacta a sus hogares (véase cuadro 3).

Figura 1 - Flujo de trabajo de la fábrica la firma “A” Motul

36El denominador común de la precariedad de las familias se sintetiza en los siguientes testimonios: “Para ayudar a mi esposo porque con lo que él gana no nos alcanza”; “para apoyar a mi esposo para que tengamos un poquito más y poder mantener a nuestros tres hijos”; “para ayudar un poco a mi mamá”; “a mi esposo le dieron de baja en su trabajo y entró a la firma “A”, pero su salario es bajo y no alcanza para la familia”…

37 La declaración de otra de las obreras resulta elocuente:

38¿Que les ofrece la empresa? El siguiente testimonio clarifica dicha interrogante.

39Por ello, la seguridad social, el empleo estable y las prestaciones enunciadas, son los incentivos determinantes para que las mujeres, tradicionalmente relegadas al seno del hogar o al trabajo “entre lugar” en la ciudad de Mérida, se integren a la firma “A”. La responsabilidad social de la empresa hacia sus trabajadores es una de las “cualidades del éxito de la empresa en la entidad”. Así lo señaló un alto funcionario de la firma “A”:

3.1.5. Del hogar a la fábrica: conflicto entre la esfera doméstica y la productiva.

40El paso del hogar a la fábrica no es fácil, exige un proceso de adaptación y de disciplina como lo clarifica una de las obreras.

41Asumir el doble rol de madres y trabajadoras requiere un doble compromiso, cumplir con la disciplina fabril que confronta las responsabilidades de esposa y ama de casa. Escuchemos la voz de algunas de las trabajadoras:

42Otra empleada abundó:

43La tensión que se genera entre la esfera doméstica y fabril es incontrovertible.

44La flexibilidad laboral que demanda la empresa en cuanto a las jornadas y turnos de trabajo en relación al mercado internacional, es uno de los puntos neurálgicos que se les presentan a las madres trabajadoras. De ahí que la práctica empresarial privilegie para puestos estratégicos a mujeres solteras. El testimonio de una ex trabajadora de la firma “A” que se desempeñaba como instructora resulta elocuente. En éste se advierten las presiones que viven las trabajadoras y la solidaridad que expresa hacia ella desde su estatus profesional:

3.1.6. Las redes familiares

45Si bien existen guarderías infantiles adscritas al paquete de prestaciones sociales dicho programa presenta limitaciones en cuanto al horario que no se acopla con el del trabajo de las madres. A esto habría que agregar la percepción de las trabajadoras de que las guarderías no ofrecen una seguridad para sus hijos. Por ello las redes familiares se revelan como condición sine qua non para la integración y permanencia de las madres trabajadoras a la firma “A”. Los diversos arreglos familiares se ejemplifican en los testimonios a continuación:

46Suele ocurrir que los esposos las auxilien en las labores domésticas:

47La doble carga marca límites. Límites que conducen a las trabajadoras a renunciar temporalmente a su trabajo, mientras resuelven sus problemas familiares; estos se intensifican cuando los niños son pequeños. Por ello el ciclo de los hogares es una variable que debe de ser tomada en cuenta.

48Es interesante destacar que los problemas que confrontan las amas de casa trabajadoras de la firma “A” no distan con los análisis realizados en Europa.

49 Al respecto, Jacques Comailles (1993: 126-129), afirma que el binomio actividad femenina y vida familiar confronta una doble tensión que se manifiesta indistintamente en el nivel familiar y en el nivel macro social. Porque se interponen y contraponen dos lógicas, dos formas de expresión social a priori contradictorias: la familia y el trabajo. La hipótesis constatada en diversas investigaciones es que existe una tensión entre esos dos polos marcada fuertemente por las relación de la actividad femenina en el trabajo y la vida familiar que aún están vigentes. El autor remarca que hacen falta estudios que toquen de manera integral estos dos planos, poniendo de realce las estrategias múltiples de las mujeres, porque es ahí donde se encuentra imbricada precisamente la relación entre la actividad profesional asalariada y la evolución de la esfera familiar (Comailles 1993: 136).

50 Al respecto M.-F. Labrecque (2006) menciona que las dificultades económicas obligan a todos los miembros de la familia a salir de la esfera doméstica para asegurar su propia supervivencia, o se desarrollan de tal modo que hacen que éstos continúen realizando trabajo de subcontratación o el trabajo autónomo a domicilio, ampliando un poco la definición de la casa o de lo privado. A pesar de lo poroso de las fronteras entre ambas esferas, observamos una persistencia de la responsabilidad de las mujeres en el cumplimiento del trabajo doméstico. Después de décadas de integración de las mujeres al mercado de trabajo, los varones de Yucatán, tal como en el resto de América Latina, no participan de modo significativo en los quehaceres domésticos. Este hecho resalta en los testimonios de las mujeres que afirman haber descuidado sus quehaceres domésticos debido a su trabajo en la maquiladora (Labrecque 2006).

3.1.7. Panorama actual de la firma “A”

51Recientemente la firma “A” amplió su cobertura a nivel mundial, al crear una filial de la fábrica de Motul en China, en Huizhou, provincia de Guangdong, misma que ocupa a alrededor de 1000 empleados y produce hasta un millón de prendas mensuales. Este hecho creó una fuerte incertidumbre en Yucatán en virtud de que se auguraba la cancelación de sus actividades. Dicha expectación se sustenta en que sólo la empresa ubicada en Motul representa el 60% de la economía del municipio y se constituye, a decir de sus autoridades y ciudadanos, como “el motor del funcionamiento de los comercios que cada semana y catorcena de pago de sueldo sienten la derrama económica.” El impacto de esta empresa incluso se extiende a una decena de municipios alrededor de Motul, convirtiéndolo en un centro económico regional, al concentrar servicios y comercios que se articulan con los trabajadores de la fábrica. Cabe mencionar que ha habido un incremento de la población que despuntó el desarrollo habitacional en los últimos años.

52 Las entrevistas realizadas en julio de 2008 en Motul entre los mandos medios, aclaran el panorama respecto al futuro de la firma “A” en la ciudad.

53En el momento de la incertidumbre, se realizaron siete entrevistas a profundidad. De éstas, escogimos las respuestas más relevantes (véase cuadro 4) que a continuación enunciamos.

¿Que pasaría si cierra la firma “A” o te despiden?

1) Buscaría trabajo en otra maquiladora

2) Dejaría de trabajar, porque ya crecí a mis hijos

3) Buscaría otro trabajo que no sea en maquiladora

¿Porque despiden al personal?

1) Van a cerrar la firma “A”

2) Los empleados no tienen suficiente producción

3) Sucede cada año, es temporal, ajustes de producción

¿Porqué trabajas en la firma “A”?

1) Porque gano más que en otros lugares

2) Porque lo que gana mi marido no alcanza

3) Porque soy el sostén de mi familia, pues mi esposo es desempleado o tiene trabajo informal

¿Cual es la enseñanza que te ha dado la firma “A”?

1) La firma “A” me ha ayudado a madurar como persona

2) La firma “A” me ha enseñado a ser comodín, a conocer todo el proceso de costura, es un maestro.

3) Ahora tengo un poco de dinero, compro cosas para mis hijos y para mí

Cuadro 4 - Entrevistas: julio 2008, Motul.

Fuente: Elaboración propia a partir de la información captada en las entrevistas a las trabajadoras de la firma “A”, julio de 2008.

  • 21 Se averiguó que entre los trabajadores despedidos conforme a la Ley General del Trabajo, se encontr (...)

54 Sin duda, la reestructuración de la firma “A” en Yucatán con la creación de la planta de China, tiene un impacto directo en los despidos en la planta de la firma “A” Maxcanú que por ser un anexo de la manufactura de Motul, y por lo tanto se ha visto afectada en recortes paulatinos del personal. Dichos despidos obedecen al reacomodo generado por el cambio de los clientes así como a bajas temporales en la demanda de la producción (recesión EE UU).21 Por otra parte, la apertura de la planta de China redujo la producción en virtud de la reorientación de los mercados, especializándose China en Europa y Asia la firma “A” de México, en el continente americano.

  • 22 Comunicado oficial de la firma “A” enviado a los medios locales el día 12 de enero de 2009.

55Al momento de entregar el texto final para su edición, la firma “A” anunció el cierre de su planta ubicada en Maxcanú dejando sin empleo a más de 800 trabajadores. En un extracto del comunicado oficial de la empresa22 se declaró:

56Sobre los planes de la empresa a futuro se dijo:

3.2. La firma “B” en el oriente yucateco y la esperanza femenina de un mejor empleo23

  • 23 Agradecemos el invaluable apoyo de la antropóloga social Zoila Jiménez Pacheco en la realización de (...)
  • 24 Vale señalar que la zona oriente de la entidad yucateca, a la que pertenecen las comunidades señala (...)

57La firma B de origen taiwanés lleva 12 años operando en el oriente de la entidad. Cuenta con cuatro plantas; la matriz localizada en la ciudad de Valladolid y tres centros de costura: dos en Tizimín y uno en Temozón; las tres comunidades, caracterizadas por un alto porcentaje de población maya,24 están ubicadas al Oriente de Yucatán, cercanas a Cancún y a la Riviera Maya, zonas turísticas del vecino estado de Quintana Roo.

Mapa 3 - Presencia de la firma “B” en el mundo

58 Dicha zona turística, por su cercanía, constituye un polo de atracción laboral para los habitantes del oriente yucateco, quienes se emplean mayoritariamente en la industria de la construcción –los hombres– y en los hoteles y restaurantes –hombres y mujeres– en el sector servicios. Si bien, la actividad turística de Valladolid y Tizimín es notoria, sobre todo el caso de Valladolid, por su proximidad con la zona arqueológica de Chichén Itzá, un 39% de la población ocupada de Tizimín y un 19% de Valladolid (INEGI 2000) se encontraron en el sector primario en actividades tradicionales como la agricultura y ganadería que durante muchos año definieron su vocación productiva (García 1999).

  • 25 Son los nombres con los que operaron en Yucatán: se trata de la productora de ropa íntima para dama (...)
  • 26 Como un ejemplo de esta situación, en 2001 los empleos directos proporcionados por la industria maq (...)

59 En este contexto, la llegada de plantas maquiladoras a Valladolid y Tizimín ha sido vivida por sus habitantes con la esperanza de mejorar su situación económica empleándose en esas factorías mientras que para los empresarios maquiladores, la selección de dichas localidades obedece a varias razones: la búsqueda de abundante mano de obra sin experiencia en trabajo fabril, dócil y desindicalizada, pero al mismo tiempo, capaz de realizar su trabajo con alta calidad; aprovechar la infraestructura y los beneficios ofrecidos por el gobierno estatal, como atractivos para atraer al capital transnacional, justificación cuyo peso se acentúa en la generación de empleos. En síntesis, para el sector empresarial, la reducción de costos de producción se encuentra en el centro de su decisión para localizar sus plantas en esta zona de la entidad yucateca, sobre todo cuando se trata del competido mercado internacional de la confección y donde las mujeres de esas comunidades se constituyen en los sujetos protagónicos de este proceso. Cabe destacar que tanto Tizímin como Valladolid han sido asiento de plantas de importantes firmas de esa rama como la firma “D”, la firma “C” (firma “C”, industrias de Tizimín y la firma “B”25 que dieron empleo a una gran cantidad de mujeres.26

60 Sin embargo, no se puede hacer a un lado los factores negativos que traen consigo las factorías transnacionales, y de manera especial, la planta estudiada: se ha constatado que varias firmas maquiladoras frecuentemente han cambiado de razón social con el consecuente perjuicio a los trabajadores como pérdida de antigüedad y endurecimiento de las condiciones de empleo y trabajo; el cierre intempestivo de factorías sumiendo en el desempleo a un gran número de personas; el descrédito a los sindicatos y las prácticas de intensificación del trabajo en detrimento de la salud de los trabajadores.

3.2.1. La firma “B” en el mundo.

61La firma “B”, dedicada a la elaboración de camisetas (pullovers) tiene plantas diseminadas por los cinco continentes como una estrategia de apropiación de mercado. Funciona como contratista de famosas firmas internacionales como Liz Claiborne, Tommy Hilfigher, Old Navy, GAP y Banana Republic, entre las más importantes.

  • 27 Entrevista directa con el gerente de la planta, marzo de 2004.
  • 28 Idem.

62 Su arribo a Yucatán en 1998 fue en la ciudad de Valladolid donde se encuentra su planta principal que realiza todo el proceso manufacturero: corte, costura, lavado y empaque; en 1999, según información proporcionada por gerente,27 funcionaba con 1350 trabajadores y en el año 2000, éstos aumentaron a 1800. En 2003 abrió la primera planta en Tizimín con 320 empleados y en 2006, la segunda con 196 trabajadores.28 Ambas se destinaron al armado de las prendas enviadas desde Valladolid. Se trata de establecimientos dedicados exclusivamente a la costura al igual que la de Temozón conformando entre ellas un “corredor industrial” tal como se muestra en el mapa 4.

63 La importancia de la firma en la economía de la zona y en el bienestar de sus habitantes se evidencia en el volumen de empleo generado, en el transcurso de los últimos años, tal como se ve en el siguiente cuadro, elaborado con información de la Secretaría de Desarrollo Industrial y Comercial (Sedenco). Pese a las fluctuaciones, el empleo total generado por la firma en la zona es considerable, sobre todo en su planta principal de Valladolid.

64 En 2006 la firma resultó beneficiada con el programa “Marcha hacia el Sur” a través de la Secretaría de Economía que declara en sus objetivos apoyar a la generación y conservación de empleos en zonas expulsoras de población en búsqueda de ocupación. El financiamiento obtenido a través de este programa se está destinando a la ampliación de operaciones de las plantas Tizimín 1 y 2 a cambio del compromiso de crear 400 nuevos empleos. Como puede apreciarse en el cuadro 5, fueron 200 los empleos generados en los últimos dos años, con respecto a 2006. Lo anterior en un contexto de escasez de empleo provocado, en parte, por el éxodo de las dos firmas señaladas.

Mapa 4 - Ubicación de las fábricas de la firma “B” que conforman “corredor industrial”

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008/abril

Tizimín 01 Camisas y telas de tejido de punto

320

188

242

272

313

276

Tizimín 2 Camisas y telas de tejido de punto

192

224

223

Valladolid  Prendas de vestir

980 [1]

942

918

894

884

989

1039

Temozón Prendas de vestir

240

192

185

167

191

186

Total

980

1502

1298

1321

1515

1717

1724

Cuadro 5 - Personal ocupado en la firma “B” en Yucatán, 2002-2006.

Fuente: Elaboración propia a partir de la información proporcionada por SEDEINCO.

1.- En el año 2002 se levantó la encuesta EMIM en la que se registró un total de 1076 empleados).

2.- Los datos de 2007 y 2008 corresponden a la AMEY.

3.2.2. ¿Quienes son las trabajadoras de la firma “B”?

65Tanto en la primera como en la segunda temporada de entrevistas, la mayoría de las mujeres entrevistadas, elegidas al azar, resultaron ser solteras, con estudios de secundaria y preparatoria (véase cuadro 7). Las mujeres casadas con hijos y madres solteras fueron la minoría. Sin embargo, cabe destacar el peso de la carga económica de estas mujeres que se desempeñan como las proveedoras principales de sus familias pues los jefes de hogar –masculinos– declarados, en su mayoría, se desempeñan en empleos temporales de muy bajos salarios, sin prestaciones, como la albañilería y la milpa. Se trata de jefes simbólicos emanados de una cultura de reconocimiento a los varones como cabezas de familia. Ante la interrogante acerca del jefe de familia, una de las entrevistadas respondió:

66En este contexto, los salarios de las trabajadoras maquiladoras revisten una importancia crucial para el mantenimiento de la familia, situación claramente evidenciada con el cierre de las otras dos plantas que operaban en la zona, cuyas ex trabajadoras se sumieron en la imposibilidad de cumplir con los compromisos económicos contraídos con casas comerciales, principalmente de línea blanca y de materiales de construcción.

3.2.3. El Caribe en los sueños de las mayas yucatecas

67En el centro de las expectativas laborales de las mujeres entrevistadas se encontró a Cancún y a la Riviera Maya como el espacio soñado para desempeñarse laboralmente; en el imaginario de las trabajadoras aparecen los 20 km que conforman la zona hotelera de Cancún con sus 92 grandes, iluminados y lujosos hoteles, así como numerosos restaurantes y tiendas repletas de turistas de todo el mundo. Así lo expresaron varias de las mujeres entrevistadas, principalmente las jóvenes solteras:

Mapa 5 - Cancún y la Riviera Maya como centro de expectativas laborales.

68 Pero mientras en unas mujeres el Caribe forma parte de sus anhelos, otras, con responsabilidades familiares, regresan de allí desilusionadas y ven en las maquiladoras una buena opción de trabajo, por la relativa estabilidad que ofrecen y por las prestaciones que otorgan, poco frecuentes en las empresas locales, como la inscripción al seguro social que les permite asegurar a sus hijos y las prestaciones y los salarios que devengan en el contexto de insuficientes empleos formales pero, sobre todo, cuando su ciclo vital se transforma, retornan en búsqueda de la familia para el cuidado de sus hijos y así poder desempeñarse laboralmente. El apoyo familiar se vuelve indispensable para no abandonar la actividad laboral. Una de las trabajadoras en esta situación explicó:

69Como puede observarse, a través de los testimonios de las mujeres y en la literatura especializada, el número de hijos y el ciclo de vida constituyen factores decisivos en las entradas y salidas de las mujeres al mercado de trabajo, así como en el sector y la ocupación que elijan. En América Latina, México, entre ellos, la familia extensa ha sido la vía para sobrellevar el doble rol de las mujeres, por el apoyo que sus miembros (madres, hermanas, abuelas) prodigan a las trabajadoras para el cuidado de sus hijos.

70El aprecio de las mujeres por el trabajo proporcionado en la maquiladora está en relación con sus características sociodemográficas, principalmente en la existencia de hijos y el número de éstos aunque también la trayectoria laboral les permite contrastar las diversas ocupaciones desempeñadas en términos de ventajas y desventajas:

71El testimonio es ilustrativo por sí mismo: dada la situación precaria del mercado de trabajo local, las empresas transnacionales, pese a sus limitantes, se presentan como una buena opción de empleo para las mujeres por las prestaciones que proporcionan, principalmente la inscripción al Seguro Social.

Jefe duel Hogar/Ocupación

Edad

Estado Civil

Hijos

Escolaridad

Antigüedad

Puesto

Planta

Trabajadora entrevistada

29

Separada

3

Secundaria

2 años

Control de calidad

Tizimín

Papá-albañil

20

Madre soltera

1

Secundaria

6 meses

Operaria de costura

Tizimín

Trabajadora entrevistada y esposo-Maquiladora

32

Casada

2

2 de primaria

7 años

Operaria de costura

Tizimín

Papá-Albañil/Chofer

19

Soltera

0

Preparatoria

1 año y 3 meses

Operaria de costura

Tizimín

Papá-Albañil/Chofer

22

Soltera

0

Preparatoria

1 año 6 meses

Operaria de costura

Tizimín

Trabajadora entrevistada

25

Soltera

0

Técnico-conalep

2 años

Operaria de costura

Tizimín

Trabajadora entrevistada

35

Casada

2

Secundaria

1 año 7 meses

Operaria de costura

Tizimín

Papá-milpa

30

Soltera

0

6 de primaria

7 meses

Operaria de costura

Valladolid

Cuadro 6 - Características de las trabajadoras entrevistadas de la firma “B”.

Fuente: Elaboración propia a partir de la información captada en las entrevistas a las trabajadoras de la firma “B”, junio-agosto de 2007.

72 A excepción de una de las entrevistadas, todas las demás se desempeñan como operarias de costura, de entre 19 y 35 años, la mitad de ellas solteras sin hijos, la otra mitad, casadas o separadas, con hijos y jefas de hogar. Cabe llamar la atención de las ocupaciones de los jefes de hogar donde se insertan las solteras (milpa y construcción); se trata de ocupaciones temporales e inestables a las que les corresponden ingresos exiguos, situación que refuerza la importancia del salario de las mujeres trabajadoras para la manutención de la familia y causa, en muchas ocasiones, de aceptar y mantenerse como obrera de maquiladora.

3.2.4. Aquí todo es una cadenita

73Uno de los argumentos más utilizados por los detractores de las maquiladoras como fuente de empleo de calidad es la insatisfacción laboral causada por el fastidio y el cansancio derivado de la repetición de una misma tarea durante toda la jornada laboral día tras día en una misma posición. En muchos casos, esta es la causa principal de la rotación de personal en estas plantas, cuyos procesos productivos se sustentan en las líneas de producción, organizadas bajo principios tayloristas, caracterizadas por la especialización de tareas con el propósito de superar continuamente las cuotas de producción. La supervisión directa y el otorgamiento de bonos de producción constituyen los puntales que sostienen esta forma de instrumentar la producción en la firma estudiada. Aquí el trabajo se organiza en líneas de producción donde el trabajo de cada uno se encadena con el de los demás:

74El proceso productivo llevado a cabo en los centros de costura de la firma “B” se esquematiza en la figura 2 y en la figura 3.

75 La producción organizada de esta manera confina a una gran parte de sus trabajadores (as) únicamente a labores de costura. Sin embargo según los testimonios obtenidos, en ocasiones son las mujeres las que prefieren quedarse únicamente como costureras pues los otros puestos demandan más obligaciones y ellas tienen que distribuir su tiempo entre el trabajo y la familia. Al interrogar a una de ellas sobre la existencia de ascensos en las plantas respondió:

76Una de las trabajadoras entrevistadas habló del papel de los supervisores y de los bonos de producción:

Figura 2 - Proceso productivo de los centros de costura de Tizimín y Temozón de la firma “B”

Figura 2 - Proceso productivo de los centros de costura de Tizimín y Temozón de la firma “B”

Figura 3 - Aquí todo es una cadenita

77Y sobre la importancia de los bonos, reiterativamente mencionados por las trabajadoras como fuente de valoración del empleo maquilador, sobre todo, en contraste con lo otorgado en los empleos locales, esta trabajadora señaló:

78En el caso de la firma “B”, al igual que en la mayoría de las plantas maquiladoras, el desempeño de sus trabajadoras se orienta a través de los bonos (de asistencia, puntualidad, productividad), de tal manera que la diferencia salarial semanal puede ser grande en relación al esfuerzo realizado.

  • 30 Les proporcionan apoyo para los hijos.

79 La capacitación en el trabajo, la comodidad de trabajar únicamente de lunes a viernes,29 el pago de incentivos y extras que posibilita mayores ingresos semanales, las consideraciones que tiene la gerencia con las mujeres casadas30 y las diversas prestaciones que ofrece la empresa son los otros factores señalados por las trabajadoras como atractivos de la firma. El fastidio y el cansancio que ocasiona el trabajo que realizan así como la presión de los supervisores, en algunos casos, fueron señalados por algunas de ellas como el aspecto negativo del trabajo en la firma “B”.

80 En el caso de las trabajadoras de la firma “B”, ubicadas en tres comunidades mayas de la zona oriente yucateca, las plantas maquiladoras de costura han constituido un espacio laboral valorado por ellas en el contexto general de escasez de empleo y de empleo precario en particular (servicio doméstico, comercio y servicio sin prestaciones ni seguridad laboral). La cercanía relativa de las comunidades con el polo de atracción laboral de Cancún y de la Riviera Maya hace que varias de ellas, consideren transitorio su estancia en ese tipo de plantas mientras encuentran las condiciones para emigrar. En cambio, para otras mujeres, dichas plantas son vislumbradas como refugio laboral en su retorno a sus comunidades. El factor decisivo de la concepción de las plantas por parte de las trabajadoras es su situación civil y la existencia o no de hijos.

3.2.5. Expulsadas de la maquila. (El caso de la firma “C”)

81Como complemento de este estudio, la segunda temporada de trabajo de campo se orientó a indagar sobre las mujeres expulsadas del trabajo maquilador por cierre de plantas en la zona, antiguas vecinas de la firma “B”. Se entrevistaron a doce mujeres en esta situación, todas ex trabajadoras de una firma de jeans; en su mayoría se trata de mujeres solteras y sin hijos. Cuyos niveles educativos se encuentran por encima de la educación media. Asimismo destaca la variedad de puestos en el que se desempeñaban, tanto a nivel operativo como en la supervisión de áreas diversas.

82 Como en el caso de la firma “B”, estas mujeres declararon como jefes de hogar a los varones, aunque por la naturaleza de sus ocupaciones (eventuales, informales), difícilmente sean los proveedores principales de la familia, esta responsabilidad estaba en manos de las mujeres maquiladoras.  

83 En cuanto al sentir de estas mujeres, ex maquiladoras, respecto a su desempeño en esta actividad, se encontraron puntos de coincidencias, otros de discrepancias o francamente contradictorios. Entre los primeros, la mayoría de ellas señaló su pesar por el cierre de la planta: “Pues constituía una buena oportunidad de empleo por los sueldos y el seguro social que daban, las horas extras muy bien pagadas y el jefe era accesible y amable” (inspectora de calidad, soltera, 29 años, tres años de antigüedad); “el pago era bueno” (obrera, 22 años, soltera, un año de antigüedad); “había buen trato” (obrera, 25 años, casada, dos años de antigüedad); “buen ambiente de trabajo” (contadora, 34 años, casada, cuatro años de antigüedad); “te pagan las horas extras” (obrera, 35 años, casada, dos años de antigüedad).

84 Otro de los puntos de coincidencia es en la presión por la producción y el tiempo en el piso de la fábrica. Una de las trabajadoras señaló: “El tiempo que nos daban para la alimentación era muy poco” (inspectora de calidad, 29 años, soltera, tres años de antigüedad); “el horario era muy largo: nueve horas y media más dos horas extras diarias” (contadora, 34 años, casada, cuatro años de antigüedad); “el jefe obligaba a hacer horas extras a pesar que decían que era voluntario” (obrera, 35 años, casada, dos años de antigüedad); “lo que me disgustaba de ese trabajo era el horario pero el pago era la recompensa” (obrera, 22 años, soltera, un año de antigüedad).

85 De lo anterior se desprende que si bien las trabajadoras apreciaban su trabajo, principalmente por los ingresos que de él obtenían, la presión cotidiana en el trabajo y las largas jornadas constituían la faceta negativa de su desempeño laboral.

86 En cuanto a las discrepancias encontradas destaca que muchas trabajadoras señalaron que de volverse a abrir las plantas se volverían a emplear porque: “Cuando entré a trabajar a la firma ‘C’ dejé de depender del dinero que mis papás me daban, me sentía bien porque podía gastar en cosas para mí y ayudar a mis papas en el gasto de la casa” (supervisora, 23 años, soltera, dos años de antigüedad); “porque las condiciones de mi familia mejoraron, había más cosas para comer y mi marido no se frustraba porque el dinero no alcanzara” (obrera, 40 años, casada, trabajo desde la instalación de la planta hasta su cierre). Otras trabajadoras, en cambio se manifestaron en sentido negativo. Las razones que dieron fueron “puedo trabajar en cualquier tienda departamental” (obrera, 22 años, bachillerato trunco, un año de antigüedad); “quiero conseguir un empleo mejor” (obrera, 36 años, primaria, soltera, ocho meses de antigüedad).

87 Las contradicciones que afloraron en las entrevistas se refieren principalmente a las expectativas construidas alrededor del empleo en las plantas de la firma “C”. Muchas respondieron en sentido positivo mientras que otras lo hicieron de forma negativa.

88 En síntesis, el desempleo que provoca el cierre de plantas maquiladoras plantea graves problemas para las mujeres que lo padecen, de manera directa, por despidos pero también para la supervivencia de sus familias en la que ellas representan el sostén principal, así como de las comunidades origen de estas mujeres, carentes de fuentes de empleo formal.

4. Comentario final

89Este segundo acercamiento al tema sobre mujer, trabajo y familia, constata la urgencia de realizar estudios que contemplen una encuesta amplia que complemente los datos cualitativos, a partir de entrevistas a profundidad. Sin embargo, el comparativo revela importantes hallazgos. Entre éstos destacan:

90Con respecto a la conciliación entre la esfera doméstica y la extradoméstica donde se encuentran inmersas cada vez con mayor peso las mujeres, Rocío Guadarrama señala que: “El crecimiento de la participación femenina no ha ido acompañado de cambios sustantivos en las relaciones familiares y que la composición y diversidad de las familias de las mujeres trabajadoras dependen mucho de factores sociodemográficos, económicos y regionales que deben estudiarse mejor.”

91 Por lo tanto, estos estudios de la división sexual del trabajo y de las esferas públicas y privadas, exigen ser abordados desde la segmentación de la población femenina por grupos de edad, estado civil, ciclo de vida, escolaridad, número de hijos, ocupación del cónyuge o padres de familia y otros. Lo anterior se sustenta en que estos atributos imprimen especificidades que resultan determinantes en la integración a la vida laboral. En este sentido, hace falta profundizar en la complejidad de los arreglos y estrategias familiares en relación a la ocupación desempeñada y las variables enunciadas.

92 En relación a las redes familiares, M.-F. Labrecque (2007b) afirmó en su análisis del trabajo desde la perspectiva de género, que siempre hay un miembro de la familia, como la mamá de la protagonista u otra persona, que asume el papel del cuidado de los niños cuando la trabajadora no está. Estas últimas consideraciones están presentes en nuestro trabajo de las madres, amas de casa y trabajadoras de la firma “A”.

93 En la incorporación de las mujeres a las maquiladoras, como puede verse en los testimonios recogidos, no son únicamente las variables económicas las que cuentan, sino también las subjetivas, que las que las impulsan a integrarse y permanecer en el trabajo formal, en virtud de que éste puede constituir un espacio de aprendizaje, en donde construyen sus propias redes sociales y sobretodo donde encuentran seguridad –como personas y trabajadoras– y la de sus familias.

Año

Personal obrero total ocupado

Hombres

%

Mujeres

%

1993

4415

1278

2894

3137

7105

1994

4864

1263

2596

3601

7403

1995

5360

1413

2636

3947

7363

1996

6665

2026

3039

4639

6960

1997

8884

3029

3409

5855

6590

1998

13066

5083

3890

7983

6109

1999

20438

8162

3993

12276

6006

2000

27131

11144

4107

15987

5893

2001

26297

10717

4075

15580

5925

2002

23677

10018

4231

13659

5769

2002

22875

10302

4504

12573

5496

2004

24720

11604

4694

13116

5306

2005

25124

12105

4818

13019

5182

2006

22370

10729

4796

11641

5204

Cuadro 8 - Personal obrero por sexos ocupado en la industria maquiladora de exportación en Yucatán 1993-2006.

Fuente: Elaboración propia a partir de la información del INEGI. Estadísticas de la Industria Maquiladora de Exportación.

94Por todo lo anterior, subrayamos que las mujeres mayas, de origen rural, integradas a las transnacionales tienen que ser analizadas desde sus condiciones de pobreza que prevalecen en su entorno socioeconómico, donde las empresas de la IME se erigen como una opción de seguridad para ellas y sus familias. Esto es, la posibilidad de tener un empleo y sobretodo de tener acceso a una cobertura social, fundamental para el sustento de sus familias y con mejores condiciones de trabajo, que no pueden obtener en otros sectores de la economía local. Sin descartar la contradicciones que se les presentan en su doble rol; de trabajadoras y amas de casa (Aguiar, s/f). (Véase cuadro 8).

Inicio de página

Bibliografía

Los DOI están añadidos automáticamente a las referencias por Bilbo, la herramienta de anotación bibliográfica.
Los usuarios de las instituciones quienes suscriben a unos de nuestros programas Freemium de OpenEdition pueden descargar las referencias bibliográficas para las cuales Bilbo encontró un DOI.
Formato
APA
MLA
Chicago
Este servicio bibliográfico de exportación bibliográfica está disponible para las instituciones que han suscrito a unos de nuestro programas Freemium de OpenEdition.
Si Usted desea que su institución suscriba a uno de nuestros programas Freemium de OpenEdition y beneficie de sus servicios, por favor escribanos a access@openedition.org.

Aguiar, Mirna Rubí (s/f) - “Cambios en los roles masculinos y femeninos en los hogares de las obreras de la industria maquiladora de Yucatán.” Proyecto de investigación inscrito en la Unidad de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones Regionales Dr. Hideyo Noguchi de la Universidad Autónoma de Yucatán, tesis de maestría en antropología social de la FCA-UADY, Mérida.

Boutiller, Sophie & Brigitte Lestrade (coord.) 2004 – Le travail des femmes axes d´émancipation.Série Économie et innovation, collection L´esprit économique. Éditions L´Harmattan-Innoval, Paris.

Castilla Ramos, Beatriz & Beatriz Torres 1991 - Las maquiladoras en Yucatán: una primera aproximación. In Las empresas y los empresarios en el México contemporáneo: 559-588. Editorial Enlace Grijalbo, México.

Castilla Ramos, Beatriz & Sophie Boutiller 2006 - “Mundialización, empleo y firmas multinacionales”. Proyecto de investigación en proceso, UCS-CIR-UADY-Lab.

Castilla Ramos, Beatriz & Alejandra García Quintanilla 2006a - “La industria maquiladora de exportación de Yucatán y su especialización en la rama de la confección”. El Cotidiano,marzo-abril 21 (136): 29-38.

2006b - La industria maquiladora de exportación en Yucatán, 1984-2005. In F. Xavier Paunero (ed.), América Latina: Documentos territoriales, 57-66. Documenta Universitaria, UdG publicacions, Girona.

Castilla Ramos, Beatriz, Estela Suárez Aguilar & Beatriz Torres Góngora 2008 - Mujer, familia y maquiladoras asiáticas en Yucatán, México. Cahiers du Lab. RII, Documents de travail febrero, 176. Laboratoire de Recherche sur l’Industrie et l’Innovation, Université Littoral Côte d’Opale. Dunkerque, France.

Comailles, Jacques 1993 - Les stratégies des femmes. Travail, famille et politique. (Textes à l’appui.) Série Sociologie. Éditions la Découverte, Paris.

De Barbieri, Teresita 1989 - Trabajos de la reproducción. In Orlandina De Oliveira, Marielle Pépin & Vania Salles (comp.), Grupos domésticos y reproducción cotidiana. Miguel Angel Porrúa Editor/El Colegio de México/Coordinación de Humanidades-UNAM. México.

García, Ana María 1999 - Regionalización económica de Yucatán. Atlas de Procesos Territoriales de Yucatán. Facultad de Arquitectura, UADY, Mérida.

García, Brígida & Orlandina De Oliveira 1993 - El nuevo perfil del mercado de trabajo femenino 1976-1987. In María Luisa Tarrés (comp.), La voluntad del ser. El Colegio de México. México.

1994 - Trabajo femenino y vida familiar en México. El Colegio de México, México.

2005 - Mujeres jefas de hogar y su dinámica social. Papeles de Población, enero-marzo 43: 29-51. Universidad Autónoma del Estado de México, México.

García, Brígida& OlgaRojas 2002 -Los hogares latinoamericanos durante la segunda mitad del siglo XX: una perspectiva sociodemográfica. Estudios demográficos y urbanos 17 (2): 261-288. México.

Guadarrama, Rocío 2007 - Presentación de la mesa “Trabajo femenino y vida familiar en México: diversidad y cambio al inicio del siglo XXI”, xxvii Congress of the Latin American Studies Association, september 5-7. Montreal, Canada.

Guilbert, Madeleine 1996 - Les fonctions des femmes dans l’industrie. Mouton, París.

Hirata, Helena s/f - “Perspectiva internacional sobre las relaciones laborales y de género”. GEDISST-CNRS. [Grupo de Estudios sobre la División Social y Sexual del Trabajo, Centre National de la Recherche Scientifique, Francia.]

INEGI 2000 - Xii Censo General de Población y Vivienda, Yucatán, México.

Labrecque, Marie-France 2006 - De ama de casa a obrera: del hogar a la empresa transnacional. Papeles de Población, nueva época, 12 (49), julio-septiembre: 127-152. México.

Labrecque, Marie-France 2007a - “Intersecciones de clase, género y raza. El caso de la maquila en Yucatán”. XxviiCongress of the Latin American Studies Association, september 5-7. Montreal, Canada.

Labrecque, Marie-France 2007b - Comentarios a la mesa “Trabajo femenino y vida familiar en México: diversidad y cambio al inicio del siglo XXI.” XxviiCongress of the Latin American Studies Association, september 5-7. Montreal, Canada.

Lallement, Michel 2007 - Le travail: une sociologie contemporaine. Gallimard, Paris.

Formato
APA
MLA
Chicago
Este servicio bibliográfico de exportación bibliográfica está disponible para las instituciones que han suscrito a unos de nuestro programas Freemium de OpenEdition.
Si Usted desea que su institución suscriba a uno de nuestros programas Freemium de OpenEdition y beneficie de sus servicios, por favor escribanos a access@openedition.org.

Lautier, Bruno 2006 - Mondialisation, travail et genre: une dialectique qui s’épuise. Cahiers du Genre 40, mai. L’Harmattan, Paris.
DOI : 10.3917/cdge.040.0039

Salzinger, Leslie 2007 - “De los tacones altos a los cuerpos cubiertos: significados generizados en (la) producción de la industria maquiladora para la exportación de México.” Debate feminista vueltas y revueltas, 18 (35): 1-30. México.

Torres, Beatriz (en prensa) - El trabajo femenino en las maquiladoras de exportación: rostro emergente de la globalización en Yucatán. In Ana Rosa Duarte, “Género en la época de la globalización, miradas desde el mundo maya.”

Inicio de página

Notas

1 La primera aproximación de este estudio se realizó en el verano de 2007 y sus resultados se presentaron a manera de ponencia en el xxvii International Congress of Latin American Studies Association, 5, 8 de septiembre de 2007, Montreal, Canadá. Dicho texto se publicó posteriormente en Cahiers du Lab. RII, Documents de travail n° 176, Laboratoire de Recherche sur l´Industrie et l´Innovation, Université Littoral Côte d´Opale, Dunkerque, Francia, febrero de 2008. Un año después hicimos un comparativo e incluimos a las trabajadoras de la firma “C”, cuya empresa canceló sus operaciones en Yucatán en 2007, dejando sin empleo a sus trabajadoras. Dicha firma contaba con dos factorías ubicadas en el oriente del estado. Lo relevante es que esta firma tenía sus fábricas en los mismos municipios de la firma “B”. Por ello decidimos incluirlas.

2 Cabe destacar que la demanda de la fibra del agave en el mundo situó a Yucatán en un lugar privilegiado a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, al ser el proveedor más codiciado del orbe.

3 La ocupación mayoritaria de mujeres en el primer período de la maquilización en Yucatán fue similar a lo acontecido en la frontera norte de México. Asimismo, en los años posteriores, la participación de las mujeres en esta actividad fue disminuyendo y la fuerza de trabajo maquiladora se fue masculinizando tal como podrá apreciarse en el cuadro 1 en este mismo texto.

4 La mano de obra de esta planta estaba constituida esencialmente por mujeres, quienes se sentían atraídas por el salario mínimo, la afiliación al seguro social y la formalidad en el trabajo. Sin embargo, el desgaste físico de extenuantes jornadas de trabajo, la presión por cumplir con determinado número de prendas por hora, la reducción de tiempo para comer, los permisos controlados para ir al baño y tomar agua, la prohibición de comunicación entre las compañeras incluso faltas a la integridad física con la prohibición de permisos para asistir al IMSS y moral (manoseos), generaron problemas laborales que culminaron en el despido de 18 obreras.

5 Para el año del 2000, fecha que sitúa el boom maquilador en México y Yucatán, se registraron empresas y talleres en aproximadamente 30 comunidades del interior del estado. Dichos talleres de costura han sido y son subcontratos por las transnacionales, aunque ahora están desapareciendo como consecuencia de la recesión estadounidense y emigración de capitales.

6 Entrevistas directas realizadas en sus hogares durante los meses de junio, julio y agosto de 2007 y posteriormente en junio de 2008 para dar seguimiento a los casos.

7 Castilla Ramos, Beatriz & Sophie Boutiller, “Mundialización, empleo y firmas multinacionales”. Proyecto de investigación en proceso, UCS-CIR-UADY, Lab. RII-ULCO. Torres Góngora, Beatriz, “El trabajo femenino en las maquiladoras de exportación: rostro emergente de la globalización en Yucatán” en Ana Rosa Duarte. Género en la época de la globalización, miradas desde el mundo maya. (En prensa).

8 Labrecque, Marie-France, comunicación personal, agosto de 2007.

9 Ver en el anexo del cuadro 1: Personal obrero por sexos ocupado en la industria maquiladora de exportación Yucatán, 1993-2005.

10 La firma “A” fue estudiada por Beatriz Castilla Ramos y la firma “B” por Beatriz Torres Góngora.

11 Reconocida como tal por las trabajadoras.

12 Agradezco al antropólogo Wilbert Pinto González (q.e.p.d.) sus aportaciones en relación a este análisis. Fue él quien generosamente me sugirió el cruce de las variables de la ocupación del “jefe de hogar” y su ingreso para el estudio basado en un censo que realicé en una empresa transnacional de productos dentales (Beatriz Castilla et al. 1997).

13 Resulta muy difícil captar a partir de las encuestas a hogares esta variable ya que está cortada por la dimensión cultural y subjetiva de cada entorno sociocultural. Por lo que es necesario realizar estudios a profundidad que conjugue variables económicas, sociales y culturales en el seno de los hogares. Por ejemplo, el ingreso, la toma de decisiones, la distribución de los espacios de poder y la división del trabajo al interior del hogar (De Barbieri 1989; García & De Oliveira 1993; García & De Oliveira 1994; García & Rojas 2002: 275; García & De Oliveira 2005). Al respecto véanse los trabajos de Brígida García, Orlandina De Oliveira, Teresita de Barbieri, Olga Rojas y Vania Salles, pioneras del estudio de mujer trabajo y familia.

14 Agradecemos el invaluable apoyo de los antropólogos Mauricio Dzul Sánchez y Fredy Aguilar Canché en la realización de las entrevistas en las empresas de la firma “A” Motul y en Maxcanú.

15 Motul es el corazón de la zona henequera y dista de la ciudad de Mérida 35 km de Mérida. En el año 2005 llegó tener 4 700 trabajadores.

16 Ubicada a 55 km de Mérida.

17 Con una inversión inicial de 14 millones de dólares.

18 Proceso que aún se está gestando.

19 Las ideas de Guilbert tardarán en ser reconocidas, y aunque el mundo del trabajo se encuentra en evolución, la inequidad de género está presente. Traducción del francés: Beatriz Castilla Ramos.

20 Los problemas que atraviesa la planta de China en estos momentos son la rotación de personal y el bajo cumplimiento de la calidad de su producción.

21 Se averiguó que entre los trabajadores despedidos conforme a la Ley General del Trabajo, se encontraron los reconocidos por su baja productividad, por no adaptarse al estilo de la gestión de la producción de la empresa.

22 Comunicado oficial de la firma “A” enviado a los medios locales el día 12 de enero de 2009.

23 Agradecemos el invaluable apoyo de la antropóloga social Zoila Jiménez Pacheco en la realización de las entrevistas en las empresas de la firma “B” en Tizimín y Valladolid en 2007 y de Leydi Tamayo Uuh y Johanna Fernández Pérez, estudiantes de la licenciatura en educación, módulo Tizimín de la UADY, por las entrevistas con trabajadoras de maquiladoras en 2008.

24 Vale señalar que la zona oriente de la entidad yucateca, a la que pertenecen las comunidades señaladas, está conformada por una gran parte de población indígena arraigada a la cultura maya. Según el II Conteo de Población y Vivienda realizado en 2005, más de las tres cuartas partes (76.53%) de la población de Temozón son maya hablantes; en Valladolid el porcentaje de sus pobladores en esta situación se reduce al 51.3% y en Tizimín al 40.6%

25 Son los nombres con los que operaron en Yucatán: se trata de la productora de ropa íntima para damas firma “D”, la fábrica de jeans firma “C” y la subcontratista internacional firma “B”. Las dos primeras ya no están en Yucatán; la firma “D” contaba con planta en Mérida y otra en Valladolid, la firma “C” tuvo planta en Tizimín y en Valladolid.

26 Como un ejemplo de esta situación, en 2001 los empleos directos proporcionados por la industria maquiladora en Valladolid se distribuían de la siguiente manera: firma “D” contaba con un promedio de 3000 empleos directos, la firma “B” 500 y la firma “C” 2600. En 2005, la firma “D” cerró después de un largo proceso de despidos, dejando sin empleo a más de 600 empleados directos, en su mayoría mujeres, lo que a su vez, afectó a numerosas personas y empresas que proporcionaban servicios a esa firma.

27 Entrevista directa con el gerente de la planta, marzo de 2004.

28 Idem.

29 Los trabajadores del turno matutino trabajan los sábados, mientras que los del vespertino no, pues todos los días laboran más de ocho horas a fin de no asistir los sábados.

30 Les proporcionan apoyo para los hijos.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

URL http://trace.revues.org/docannexe/image/796/img-1.png
Ficheros image/png, 129k
Leyenda Mapa 2 - Establecimientos de la firma “A” en el estado de Yucatán y cobertura del empleo de las fábricas
URL http://trace.revues.org/docannexe/image/796/img-2.png
Ficheros image/png, 43k
Leyenda Figura 1 - Flujo de trabajo de la fábrica la firma “A” Motul
URL http://trace.revues.org/docannexe/image/796/img-3.png
Ficheros image/png, 33k
URL http://trace.revues.org/docannexe/image/796/img-4.png
Ficheros image/png, 110k
URL http://trace.revues.org/docannexe/image/796/img-5.png
Ficheros image/png, 43k
URL http://trace.revues.org/docannexe/image/796/img-6.png
Ficheros image/png, 21k
URL http://trace.revues.org/docannexe/image/796/img-7.png
Ficheros image/png, 6,9k
Título Figura 2 - Proceso productivo de los centros de costura de Tizimín y Temozón de la firma “B”
Leyenda Figura 3 - Aquí todo es una cadenita
URL http://trace.revues.org/docannexe/image/796/img-8.png
Ficheros image/png, 8,8k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Beatriz Castilla Ramos y Beatriz Torres Góngora, « Del hogar a la fábrica », Trace, 55 | 2009, 31-52.

Referencia electrónica

Beatriz Castilla Ramos y Beatriz Torres Góngora, « Del hogar a la fábrica », Trace [En línea], 55 | 2009, Puesto en línea el 04 janvier 2011, consultado el 30 septembre 2014. URL : http://trace.revues.org/796

Inicio de página

Autores

Beatriz Castilla Ramos

Es doctora en sociología por la Universidad de Persignan, Francia. Profesora investigadora de la Unidad de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY). Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN) y miembro de honor del LAB RII de la Université du Litoral Côte d´Opale (ULCO). Es corresponsable conjuntamente con la doctora Sophie Boutillier del programa de investigación “Mundialización, empleo y firmas transnacionales”, que se inscribe en el acuerdo de cooperación firmado entre la UADY y ULCO. Su libro más reciente es “Mujeres Mayas en la robótica y líderes de la comunidad. Tejiendo la modernidad”, 2004. cramos@uady.mx

Artículos del mismo autor

  • Prólogo [Texto integral]
    Las maquiladoras del sur de México y de América Central:trabajo, género e identidad*
    Publicado en Trace, 55 | 2009

Beatriz Torres Góngora

Es doctora en estudios sociales por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-Iztapalapa). Profesora investigadora de la Unidad de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi”; de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) y desde 2006 Coordinadora de la misma UCS. A partir de mayo de 2008 es Presidenta de la Asociación Mexicana de Estudios del Trabajo A.C. y miembro del  sistema nacional de investigadores (SNI). Actualmente dirige el proyecto colectivo “Vacantes y desempleo: las incongruencias del mercado de trabajo yucateco en el contexto de la economía global”.  tgongora@uady.mx

Inicio de página

Derechos de autor

© Todos los derechos reservados

Inicio de página